Numerosos rostros conocidos se dieron cita en la presentación de la novela 'Agua del limonero', de Mamen Sánchez

Acompañada por su numerosa familia y muchos rostros conocidos, la cita literaria se convirtió en una auténtica fiesta

“Las presentaciones de libros deberían ser como los Oscar”, dijo Mamen Sánchez, autora de Agua del limonero, a los numerosos amigos que asistieron el jueves 11 de marzo a la fiesta que organizó la editorial Espasa con motivo del lanzamiento de su nueva novela. Y para hacer honor a sus palabras, en uno de los salones del hotel Ritz, de Madrid, se vivió una auténtica noche de cine, por la expectación, la elegancia de los invitados y la original manera de presentar en sociedad una historia que se cuenta al estilo cinematográfico. Agua del limonero tiene la capacidad de trasladar a los lectores al Acapulco de los años cincuenta, donde una misteriosa mujer desciende de un barco y le roba el corazón al millonario Bouvier. Cincuenta años después, una joven periodista indagará en la vida de la dama hasta descubrir el secreto que esconde tras su imagen de triunfadora, y mientras su propia historia de desengaño se enredará en la misma trama sobre la que escribe.

Fieles al mundo de la protagonista de Agua del limonero, la actriz Fanny Gautier, el actor Juan Antonio Molina y el músico Pedro Fernández de Valderrama, de Materia Prima, dirigidos por el dramaturgo Emilio Williams, interpretaron sobre el escenario un fragmento del libro ante un público variopinto y cálido. Apadrinaron la celebración dos escritores de gran prestigio: Cristina Morató y Miguel Aranguren, y hubo un cóctel para todos, que se extendió hasta bien entrada la noche.

Entre los más de doscientos asistentes se encontraban, por ejemplo, Adolfo Suárez Illana, una persona ejemplar en el ámbito personal y familiar; los embajadores de México, el conocido empresario teatral Juan José Alonso Millán, el diputado Iñaqui Echaniz y su esposa, Fefa; el empresario José Luis Santos y su mujer, Cristina Yanes, propietaria de la joyería Yanes; la valiente y bellísima Irene Villa, que llegó muy bien acompañada por su atractivo novio, Juan Pablo; dos espectaculares Miss España, Raquel Rodríguez y María José Suárez; los diseñadores Lorenzo Caprile y Pilar Barreiro, de ¡Oh qué Luna!, y numerosos amigos del periodismo, profesión a la que se dedica la escritora, que además de novelista es subdirectora de la revista ¡HOLA! y madre de cinco hijos.

Brillaron, como suelen hacerlo allá donde van, las guapísimas Paloma Cuevas, esta vez sin su esposo, el diestro Enrique Ponce, que no pudo acudir por compromisos profesionales; Carolina Herrera, Genoveva Casanova, Patricia Cerezo, esposa del comunicador Ramón García; Aneta Mijatovic y Lydia Bosch. Fue una gran alegría encontrar a Lydia entre tantos amigos, muy bien arropada y más contenta, a pesar de que los últimos han sido tiempos difíciles para una de las actrices más queridas del cine español.

“Escribir esta novela ha sido como fabricar un juguete jugando”, dijo Mamen Sánchez, que donará sus ingresos de autora a la Fundación Madrina. “Espero que disfrutéis tanto leyéndola como he disfrutado yo escribiéndola”. Ana Rosa Semprún, directora de Espasa, y Myriam Galaz, editora de Agua del limonero, se mostraron muy optimistas con el éxito de este libro, que desde su salida al mercado, a finales de febrero, ya se ha posicionado como uno de los más leídos de las últimas semanas.

Más sobre