Las infidelidades del futbolista inglés Ashley Cole terminan con su matrimonio y salpican al Chelsea

Su esposa Cheryl Cole ha confirmado a través de su representante su separación del deportista, que se enfrenta a una sanción de su club por sus problemas personales

No sólo el mundo del golf, con Tiger Woods al frente, ocupa estos días titulares en los medios de comunicación por las infidelidades de su deportista estrella. En el Reino Unido se ha seguido desde hace días la crisis, que finalmente ha terminado en divorcio, entre el futbolista Ashley Cole y la cantante Cheryl Cole. El jugador, de 29 años y uno de los más reconocidos en Inglaterra junto a David Beckham y Wayne Rooney, se ha visto envuelto en un escándalo por sus aventuras extraconyugales hasta el punto de no sólo terminar con su matrimonio, sino de poner en peligro su continuidad en el Chelsea.

Cheryl, de 26 años, ha confirmado a través de su representante su separación del deportista: "Cheryl Cole se separa de su marido Ashley Cole. Cheryl pide a los medios que respeten su privacidad durante estos momentos difíciles" declaró el portavoz de la cantante, Sundraj Sreenivasan. Ashley y Cheryl se casaron en el verano de 2006 y formaban una de las parejas más mediáticas del Reino Unido. Ella saltó a la fama con el grupo Girls Aloud antes de lanzar su carrera en solitario, y actualmente forma parte del jurado del programa de televisión Factor X británico.

El anuncio de su separación del futbolista llega tras varios días de especulaciones sobre el matrimonio en los tabloides británicos. Cuenta la prensa inglesa que Cheryl le envió hace unos días a Ashley un SMS para romper definitivamente con él. Y es que al parecer, durante su estancia en Seattle el pasado verano, él llevó a escondidas a su habitación de hotel a una funcionaria del gobierno americano. Pero no fue la única vez, ya que los medios han sacado a relucir hasta cinco infidelidades de la estrella del fútbol. Una situación que su esposa no aguantó más, según fuentes cercanas.

La directiva del Chelsea ha abierto una investigación para averiguar si Cole es el único implicado, ya que se dice que en la noche en Seattle había otras mujeres en el hotel de los jugadores. Y es que hace sólo una semana se supo que el capitán del equipo, John Terry, se había reconciliado con su mujer, Toni Poole, después de que ésta se enterase de su affaire con Vanessa Perroncel, novia de su ex compañero Wayne Bridge.

Roman Abramovich, propietario del Chelsea, ha amenazado con sancionar a los jugadores que dañen la imagen del mismo con sus problemas personales. El dueño del club inglés se ha hartado de los escándalos que desde hace un tiempo salpican al club y hace unos días reclamó una actitud correcta y ejemplar de todos los que trabajan en él. Una reunión a la que no asistieron ni Terry ni Cole.

Ashley Cole, que actualmente está lesionado, se enfrenta a una sanción de miles de euros y podría estar planteándose dejar el equipo y también su país, al estar muy descontento con su situación. Varios medios deportivos ingleses y españoles barajan la posibilidad de que, en caso de que se produzca este abandono, el lateral izquierdo recale o bien en el Real Madrid o en el FC Barcelona.

Más sobre

Regístrate para comentar