El mayor escándalo en el fútbol inglés le cuesta a John Terry su capitanía y salen a la luz los pormenores de sus problemas familiares

No obstante, parece que la historia tendrá un final feliz para el deportista que está disfrutando, junto a su mujer y sus hijos, de unas vacaciones en las playas de Dubai

Las aguas parecen haber vuelto a su cauce en el matrimonio del futbolista John Terry y su esposa, Toni. Hace un mes el ex capitán de la selección inglesa ocupaba la portada de numerosos medios y no precisamente por sus logros deportivos. Al parecer, salió a la luz pública su supuesto romance con Vanessa Peronccel, novia de Wayne Bridge, compañero de Terry en la selección inglesa.


No obstante, Terry y su esposa se mantuvieron desde un principio firmes y con la intención de salvar su matrimonio. Casados desde hace tres años y con dos hijos, Georgie John y Summer Rose, que pronto cumplirán cuatro han puesto rumbo a Dubai para celebrar que la armonía vuelve a reinar en la pareja. Alojados en un lujoso hotel no dejaron de regalarse arrumacos y besos. Demostraron lo enamorados que continúan.

Tras el escándalo, el deportista ha afirmado en varios medios británicos que toda esta historia no ha conseguido romper su matrimonio, que han hablado de todo y que Toni y él están más unidos que nunca. Prueba de ello fue el enorme ramo -formado por 100 rosas- que le hizo llegar a su esposa a la habitación del hotel donde se hospedaban, aunque según parece no será la única sorpresa que ella reciba por el día de San Valentín.

Además, más vale que John se porte bien si quiere tener contentos a sus suegros, que también han participado de estas vacaciones familiares en Dubai y que aún no habrán olvidado el mal trago por el que ha tenido que pasar su hija.

Más sobre: