Durante estos días, Patricia Rato está arropada, además de por su familia, por sus amigos, con quienes ha estado comprando muebles en Ikea y paseando por las tiendas del centro de Sevilla, donde ha vuelto a su vida cotidiana. En todas las ocasiones, ha hablado con la prensa sobre los rumores de crisis en su matrimonio y, con mucha educación, ha reiterado que no va a contar nada.

Esta semana, también se ha visto a Patricia visitando la finca en la que vivía con su marido, la Dehesa Maja Vieja, situada en Espartinas, a las afueras de Sevilla. No se sabe si en el interior de la casa se encontraba el torero, pero a la salida de la casa, ella respondió amablemente a las preguntas de los medios de comunicación, acerca de si esta visita significaba una reconciliación, diciendo que no iba a hablar del tema: “Perdónadme, no puedo decir nada. No vamos a decir nada”.

El matrimonio de Juan Antonio Ruiz ‘Espartaco’ y Patricia Rato no atraviesa un buen momento. Los rumores de su difícil situación saltaron después de que pasaran la Navidad separados, Patricia estuvo con sus padres y sus tres hijos en una estación de esquí, mientras que el torero se quedó en su finca. También llamó la atención la ausencia de Espartaco en el concierto benéfico de la Fundación del Padre Arrupe, al que asistía todos los años, y donde Patricia estuvo acompañada por su padre y dijo que su marido no había podido acompañarla porque estaba haciendo labores de saneamiento en su casa. 


Siempre discretos, Patricia y Juan Antonio por el momento no han aclarado a los medios de comunicación cuál es su situación actual. El único que ha hablado al respecto ha sido el torero, en un festival benéfico celebrado en Jerez de la Frontera: “Las explicaciones que he tenido que dar ya se las he dado a mi mujer y a mis hijos”. Y añadió: “Patricia es una mujer intachable, y ella no ha entrado nunca en temas de estos”.

Más sobre

Regístrate para comentar