José María Aznar y Ana Botella, dos abuelos entregados en el circo de Madrid

El matrimonio llevó a Alejandro y Rodrigo, los hijos mayores de Ana Aznar, al espectáculo circense en la plaza de toros de Las Ventas

Como el famoso turrón, la familia de Ana Aznar ha vuelto a casa por Navidad, y sus padres no podrían estar más contentos. José María Aznar y Ana Botella están encantados con la presencia de sus nietos, a los que no pueden ver todo lo que desearían el resto del año ya que viven en Londres con sus padres. Por eso, cada vez que se encuentran con ellos ejercen de abuelos orgullosos, como así ha sucedido este fin de semana.


null


El ex presidente del Gobierno y su esposa, la concejala del Ayuntamiento de Madrid, se llevaron a los dos mayores al circo ubicado en la plaza de toros de Las Ventas de la capital. Muy abrigados para protegerse de las bajas temperaturas que han reinado estos días, los cuatro se lo pasaron en grande entre payasos y trapecistas. Alejandro, de cinco años, y Rodrigo, de cuatro, recibieron los mimos y atenciones que sus abuelos no pueden darles el resto del año. Sólo faltó su hermanito, Pelayo, que al ser todavía muy pequeño para el espectáculo circense se quedó en casa con mamá.



Ana Botella ha declarado en más de una ocasión que disfruta mucho de su faceta de abuela, como hemos podido comprobar de nuevo. De hecho, hace unos días durante la presentación de su nuevo libro de cuentos infantiles, comentaba que ya había podido leer "muchos" de ellos a sus nietos. José María Aznar, por su parte, también aprovecha cada ocasión que los tiene a su lado para ejercer de abuelo orgulloso y desvivirse por ellos.

Más sobre

Regístrate para comentar