Un abatido David Beckham da el último adiós a su abuelo materno acompañado por sus familiares y amigos

Joseph West falleció el pasado miércoles a los 83 años de edad tras una larga enfermedad; Victoria Beckham viajó de Los Ángeles a Londres para arropar a su marido

nullVER GALERÍA


Son momentos difíciles para David Beckham y su familia. Joseph West, abuelo materno del futbolista, fallecía el pasado miércoles en Londres a los 83 años de edad tras una larga enfermedad. El astro inglés acababa de llegar a Sudáfrica para acudir al sorteo de la Copa del Mundo de Selecciones 2010 cuando le comunicaron la triste noticia, y hoy ha podido dar el último adiós a una de las personas más importantes de su vida.


VER GALERÍA


Los restos mortales de Joe West fueron trasladados al crematorio Golders Green de la capital británica, donde ha tenido lugar su funeral y posterior entierro. Hasta allí se desplazaron sus familiares y amigos, entre ellos su nieto, a quien vimos totalmente abatido y sin poder contener las lágrimas. El deportista, que no suele mostrar sus emociones en público, no pudo evitar derrumbarse. Junto a él estaba su esposa, Victoria, que había viajado de Los Ángeles para acompañarle a él y su familia en estos días tan tristes.


VER GALERÍA


Visiblemente afectadas estaban también la madre y la hermana de David, Sandra y Joanne Beckham, así como Jackie y Louise Adams, madre y hermana de Victoria, que tampoco quisieron faltar y se unieron a la familia Beckham en la despedida al padre de Sandra.


VER GALERÍA


El futbolista, que eligió una corona de flores en forma de balón para acompañar el féretro de su abuelo, lució la tradicional kipá en azul para el acto religioso. Y es que su madre proviene de una familia judía. De hecho, y aunque no se le conoce que practique ninguna religión, el propio David se ha referido a si mismo "medio judío" y el año pasado matriculó a su hijo pequeño en un colegio judío en Los Ángeles. Además, el tatuaje de su brazo izquierdo es un mensaje escrito en hebreo.


VER GALERÍA


David y su abuelo guardaron siempre una estrecha relación y fue con él con quien el deportista acudió a recibir la Orden del Imperio Británico en el Palacio de Buckingham en el año 2003. De hecho, fue por él por lo que no puso rumbo de vuelta a Londres nada más conocer su fallecimiento y como embajador de buena voluntad de Unicef se reunió en Sudáfrica con niños enfermos de Sida: "Es lo que mi abuelo habría querido. Si hubiera vuelto a casa, sé cómo era, me habría gritado por haberme perdido esto. Era una apasionado de su país", comentó David en el país africano al enterarse de la noticia.

Más sobre

Regístrate para comentar