Francisco Rivera visita a su tía Belén Ordóñez y a su prima en la clínica: 'Gracias a Dios va todo muy bien'

Este jueves se cumple un mes del ingreso de Belén Ordoñez y su hija, Belencita, en la clínica López Ibor de Madrid. La hermana de la recordada Carmen Ordóñez y su única hija ingresaron voluntariamente el pasado 3 de noviembre en este centro especializado en el tratamiento de enfermedades psíquicas, trastornos psiquiátricos y psicológicos y permanecen aún en tratamiento ambulatorio para superar unos supuestos ataques de ansiedad.

Francisco Rivera, muy pendiente de la evolución de su tía y de su prima, las visitaba esta semana y atendió amablemente y con gesto serio a los medios de comunicación al abandonar la clínica para explicar cómo se encuentran su familiares: "Está todo muy bien, gracias. Sí pido por favor que tratéis con respeto el tema, que no lo estáis tratando, y que cuidado con las acusaciones que algunos están dando en televisión porque están equivocados.", remarcó el torero. "Gracias a Dios son buenas noticias y me parece brutal casi tener que estar dando explicaciones", añadió el diestro.

Francisco, que está siendo un gran apoyo para su tía y está pendiente de todas sus necesidades, tanto físicas como económicas, quiso también tranquilizar a todos los que se han preocupado por ella estas últimas semanas: "Mi tía va muy bien. La que tiene que hablar es ella y no creo que los demás tengamos derecho a hablar de nada. Sí digo, para tranquilizar a amigos y a gente que nos quiere, que gracias a Dios va todo muy bien. Tanto mi tía como mi prima se encuentran bien y el tratamiento va muy bien, así que están animadas."

La semana pasada era la propia Belén quien, al abandonar por unas horas el centro, comentaba que las dos "estamos recuperadas y felices" y reconocía que arrastra una depresión desde la muerte de su hermana que no ha conseguido superar. Consciente del apoyo que le han mostrado muchas personas, Belén agradeció las muestras de cariño y se mostraba convencida de que en unos días tanto ella como su hija, que se ven todos los días en uno de los salones de la clínica, recibirán el alta médica.

Más sobre: