Concepción Sáenz de Tejada y la novia de Álvaro de Marichalar visitan al Duque de Lugo tras anunciarse su divorcio

Durante la tarde de ayer, la atención mediática se centró en la infanta Elena y Jaime de Marichalar tras conocer, a través de un comunicado, que habían firmado el convenio regulador que ponía fin a su matrimonio “de mutuo y común acuerdo”, una noticia que se esperaba desde hace semanas. Durantes estos duros momentos, ya que ningún divorcio es agradable, al Duque de Lugo no le ha faltado el apoyo de toda su familia, que ha estado a su lado desde que hace dos años anunciara el cese temporal de su convivencia con doña Elena.

Horas después de que se difundiera este comunicado, se vio salir de casa de Jaime a su madre, Concepción Sáenz de Tejada, acompañada por la novia de su hijo Álvaro. La condesa viuda de Ripalda, sin perder la sonrisa, salió cogida del brazo de Ekatherina, que llevaba unas bolsas en la mano, y se marcharon en un coche que condujo Concepción.

Parece que Ekatherina se ha introducido a la perfección en la familia Marichalar y que ha hecho muy buenas migas con la madre de su pareja. Ella tiene 22 años, es de nacionalidad ucraniana y conoció a Álvaro antes de verano en una discoteca de Moscú. Poco tiempo después, la joven se trasladó a Madrid para estar cerca de él. Al parecer, ya están pensando en pasar por el altar y, como dijo el deportista, será a medio plazo y Soria tiene todas las posibilidades de convertirse en el escenario de esta boda.

Más sobre: