Xisca Perelló, novia de Rafa Nadal: de la euforia a la tristeza en el Máster 1.000 de París

Vibró con cada minuto del partido que el mallorquín perdió contra el serbio Novak Djokovic

Rafa Nadal ha vuelto a las pistas de tenis con las pilas cargadas tras estar dos meses sin jugar a causa de una tendinitis en sus rodillas y lo demuestra en cada uno de los partidos que juega. Esta semana, el tenista se mostraba muy contento al vencer al francés Jo-Wilfried Tsonga en un partido de cuartos de final del Masters 1.000 de París. El encuentro que disputó fue el mejor desde su lesión, tal y como el mismo aseguraba: "He jugado a uno de mis mejores niveles desde que volví de la lesión. He estado brillante, nada que ver con los últimos días. Es mi primera gran victoria desde la lesión".

nullVER GALERÍA

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA VER LA GALERÍA FOTOGRÁFICA

Sin embargo, la suerte del mallorquín daba un giro de 180 grados ayer al perder contra el serbio Novak Djokovic con un 6-2 y 6-3. Pese a la derrota, Nadal estaba satisfecho: "Hoy no tengo nada que reprocharme. A ninguno nos gusta perder, pero hay que ser realista y aceptar cuando el rival juega mejor". Y es que, además, Rafa cuenta con el apoyo de la más incondicional de todas sus fans: su novia, Xisca Perelló. La joven estuvo muy atenta a todos los gestos y movimientos de su novio. Xisca, que no duda en estar siempre que puede al lado de Rafa, observó desde las gradas el encuentro de las semifinales del Masters 1.000 de París. No perdió detalle y en su rostro se reflejó la preocupación por el partido y la consiguiente derrota de su deportista favorito. Ya en el abierto de Estados Unidos, veíamos  a la joven animar a su novio en Nueva York en el partido que éste disputó y ganó ante el francés Richard Gasquet.

nullVER GALERÍA  

La pareja está muy unida. Para Rafa, Xiscá está siendo, sobre todo en los últimos meses, su mayor apoyo. El 2009 está siendo un año muy duro para el deportista que, además, de su lesión en las rodillas ha vivido una difícil situación familiar: la separación de sus padres. No obstante, ahora el joven tenista está centrado en su trabajo: el próximo torneo será la Copa Masters de Londres, que comenzará el próximo domingo y su gran objetivo no es otro que la final de la Copa Davis en Barcelona.

Más sobre: