En ¡HOLA!: María Teresa Álvarez, viuda de Sabino Fernández Campo: 'Era tan maravilloso que me hacía sentir única'

La revista ¡HOLA! publica esta semana una entrevista con la viuda del ex jefe de la Casa del Rey en su domicilio familiar días después de la muerte de su marido

De luto riguroso y sin maquillar, María Teresa Álvarez recibió a ¡HOLA! en su domicilio familiar días después de fallecer su marido, Sabino Fernández Campo. La esposa de quien estuvo al servicio de la Casa del Rey casi veinte años ha hablado en su casa madrileña de las Salesas Reales con la revista ¡HOLA!, que esta semana publica una entrevista con ella.

El hombre que fue secretario general y jefe de la Casa del Rey entre 1977 y 1993 aún está muy presente en la vida de quien fuera su mujer, como ella misma reconoce en las páginas de la revista: "A veces pienso que va a aparecer en cualquier momento por esa puerta. Son momentos muy duros, pero las muestras de cariño me acompañan. También la fe".

María Teresa recuerda cómo era su marido: "Era tan maravilloso que me hacía sentir única. Éramos como una eterna pareja de novios. Fue un hombre extraordinario, amigo de sus amigos y hasta de sus enemigos. Austero, sencillo, con un gran sentido del deber y leal. No le cambió en absoluto su cargo." También cuenta cómo vivió los últimos momentos de Sabino: "Le pedí a Dios que le dejara y tuve esperanzas hasta el último momento. Me hubiera gustado cuidarle".

En la entrevista, habla de la diferencia de edad que les separaba -él tenía 91 años y ella tiene 64- y de cómo era su vida con él: "Nunca tuve la sensación de vivir con un hombre mayor. Nuestra vida era sencilla. Desayunábamos juntos y pasábamos muchas horas en casa, aunque salíamos a comer fuera, porque yo no sé cocinar y él disfrutaba mucho con la comida. 'Mi mujer no guisa, pero abre muy bien las latas', decía".

Recuerda también su boda: "No le dijimos a nadie el lugar ni la fecha, y cuando llegó el día me olvidé del nombre del templo y de la calle. Llegué media hora tarde y, como soy muy puntual, Sabino estaba convencido de que me había arrepentido".

Sabino y María Teresa se casaron en 1997 después de casi ocho años de relación. Él estaba separado de su primera esposa, Elena Fernández-Vega, con quien tuvo diez hijos. María Teresa mantiene con ellos y con los nietos de quien fue su marido una buena relación, como demuestra el mensaje que le ha enviado una de las nietas de Sabino y que dice lo siguiente: "Teresa, eres parte de mi vida. Siempre has estado junto a mi abuelo, Me haces falta, así que no me olvides. Un besito, Laura".

Puede leer la entrevista completa a María Teresa Álvarez en la revista ¡HOLA! de esta semana. Pinche aquí para acceder a la edición digital.

Más sobre: