Jesulín de Ubrique: 'Nos ven tan compenetrados y felices que intentan fastidiarnos'

El torero y su mujer abren las puertas de su casa para el programa 'Jesulín de Ubrique: 36 horas en Ambiciones' de Antena 3

Sincero, natural, simpático y muy enamorado de su mujer, María José Campanario, así se ha mostrado Jesús Janeiro en el programa Jesulín de Ubrique: 36 horas en Ambiciones, que emitió el lunes por la noche Antena 3. Esta es la primera vez en mucho tiempo que el torero abre las puertas de su casa a las cámaras de televisión y nos ha mostrado su faceta de ganadero y padre de familia.

Además de hacer un recorrido por su carrera taurina desde que se vistió de luces por primera vez a los catorce años, Jesús también ha recordado momentos duros de sus vida, como el accidente de tráfico que le provocó una grave lesión de columna, y otros más dulces como su relación con las dos mujeres que han marcado su vida: Belén Esteban y María José Campanario. Para el diestro, uno de los momentos que recordará de por vida es el nacimiento de sus tres hijos, a los que lleva siempre consigo en fotografías cada vez que va a torear: “Asistí a los partos tanto de Andrea, como de Julia, como de Jesús. Ver nacer a un niño que lleva tu sangre es una experiencia que no se puede comparar con nada”.

Respecto a que su vida sentimental se haya aireado en muchos medios de comunicación, Jesús afirma: “Yo le doy a cada cosa la importancia que creo que tiene y hasta cierto punto no me quitan el sueño esas cosas, en absoluto, el que pueda salir una, otra, aquel o el otro. Me da exactamente igual”.

Asegura que con María José Campanario ha encontrado la felicidad y cuenta que la primera vez que se vieron fue en una cafetería en El Bosque, Cádiz, y a partir de entonces comenzaron una relación. “Es una persona de la que es fácil enamorarse, lo que pasa es que sí es verdad que me costó un poco al principio. Me costó convencerme de que lo que él me estaba diciendo era verdad por la fama que ha tenido siempre mi marido de que le han gustado siempre mucho las mujeres, y yo tampoco terminaba de fiarme, no del todo”, cuenta su mujer. 

Sobre la relación de María José Campanario con los Janeiro han corrido ríos de tinta y el rumor de que no se llevaban bien siempre ha sobrevolado Ambiciones. La periodista Carmen Pardo cuenta en el programa dos enfrentamientos entre Jesús y su hermano Humberto: “Jesús se ha llevado muchos palos. Ha visto cómo sus propios hermanos han criticado a su mujer. A Humberto Janeiro junior se le ha echado en dos ocasiones de casa. Una fue porque Humberto no sabía que su hermano estaba sentado en un sofá, llegó y directamente insultó a María José y entonces Jesús le dijo que no pensaba consentir que le faltara el respeto su mujer. La segunda vez fue porque Humberto Janeiro dijo como que María José no era de la familia”.

María José desmiente que en la actualidad la relación con ellos sea mala, aunque reconoce que ha cometido algunos errores: “Me llevo fenomenal con la familia de mi marido. Si es verdad que tengo más relación con las mujeres de la familia porque los otros son hombres y es distinto, pero yo siempre he dicho y siempre diré que quiero a mi cuñada Carmen como si fuera una hermana porque no me ha podido dar más, porque quiere a mis hijos con locura, porque es pasión lo que tiene con mis hijos y mi suegra igual. Como todo nos equivocamos en la vida y yo la primera y quizá la que más, no tengo derecho a reprocharle nada a nadie”.

También habla de las supuestas infidelidades de su marido: “Yo tengo una confianza plena en mi marido y jamás me ha dado un motivo para que no sea así. Entonces dudar por lo que puedan decir no me interesa”. Y Jesús añade: “Creo que en el fondo nos ven tan compenetrados y tan felices que deben pensar: ¿Cómo podemos fastidiar o romper ese matrimonio? Pero todas estas cosas nos hacen más fuertes, más todavía si cabe”.

Más sobre