Michelle Obama desvela su receta para el éxito de un matrimonio

La Primera Dama comparte en los medios su visión personal de la vida en pareja

nullVER GALERÍA
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA VER LA GALERÍA FOTOGRÁFICA

Los Obama han dado la vuelta al tradicional papel presidencial, en aras de su acercamiento al electorado. El mandatario se ha convertido en el primer Presidente de Estados Unidos que ha asistido como invitado a algunos de los talk shows más exitosos de la televisión en el late night estadounidense, y también en el que cocina, juega al fútbol y al baseball, planta un árbol, pasea a su perro... ante los ojos de todos. La Primera Dama, que ejerce incluso el liderazgo mediático dentro del matrimonio, también sigue la misma política de transparencia, que no excluye aspectos de su vida personal.

Ahora Michelle ha revelado su fórmula para el éxito del matrimonio en una entrevista concedida a la revista de moda Glamour, cuya portada de diciembre protagonizará Michelle Obama, elegida mujer del año por dicha publicación. La esposa del mandatario confiesa que su relación con él le hace sentirse "completa" y que el triunfo del amor depende de una buena elección. "Está bien ser guapo, pero la belleza sólo dura un tiempo y lo que importa entonces es ¿quién eres como persona? No hay que mirar a la cuenta bancaria, o el título que uno tenga. A la hora de elegir pareja, hay que mirar al corazón. Hay que mirar el alma".

 

ObamaVER GALERÍA

 

La Primera Dama reconoció en otra entrevista conjunta, que publica el diario The New York Times en su suplemento dominical, que todo el mundo "sufre altibajos" en su matrimonio al referirse a su vida en común con su marido. “Esta es la primera vez en mucho tiempo en nuestro matrimonio que hemos vivido siete días a la semana bajo el mismo techo con el mismo horario y los mismos hábitos". El cambio ha resultado el "mayor alivio" que hubieran podido imaginar nunca.

La vorágine de su carrera política les había mantenido apartados muchos años. Aquellos fueron "tiempos duros" de su vida en común, pero “altibajos los tienen todos los matrimonios”. Ahora la pareja pasa más tiempo que nunca unida: desayunan con sus hijas, Malia y Sasha; hacen ejercicio juntos, decoraron a su gusto el área residencial de la Casa Blanca entre ambos y, cada cierto tiempo, salen a cenar en pareja como el mandatario le prometió a su esposa antes de llegar a la Casa Blanca. Promesa que trata de cumplir. Forman un buen equipo y se esfuerzan en que funcione.

Más sobre

Regístrate para comentar