André Agassi levanta la polémica con su autobiografía, que sale a la venta en los próximos días

El ex tenista americano ha sorprendido al confesar que tuvo un escarceo con las drogas hace doce años y que mintió a la ATP para evitar que le sancionaran por dopaje

Su intachable imagen y sus numerosos éxitos sobre las pistas de tenis le convirtieron en un ejemplo y en un símbolo de inspiración para millones de deportistas en todo el mundo. Por eso, su última revelación ha caído como un jarro de agua fría en todos los que le admiraban. André Agassi está a punto de publicar su propia autobiografía, en la que confiesa, para sorpresa de muchos, haber tenido un escarceo con las drogas hace doce años.




André Agassi ha sorprendido al confesar que tomó drogas hace doce años


El ex tenista norteamericano realiza esta sorprendente revelación en Open, que sale a la venta en Estados Unidos el próximo 9 de noviembre. Agassi relata en ella que en 1997 consumió sustancias prohibidas junto a un asistente personal, a quien llama Slim y que fue quien le incitó a probarlas. El ídolo del tenis cuenta cómo comenzó a arrepentirse instantes después de haber consumido, y narra cómo echó a perder esa temporada por culpa de su consumo.

“Me llamó un doctor de la ATP (Asociación de Profesionales del Tenis) para comunicarme que había dado positivo en un control antidopaje. Me recordó que el consumo de metanfetamina -un estimulante sintético que afecta al sistema nervioso- conlleva una suspensión de tres meses. Mi nombre, mi carrera, todo está en la cuerda floja”, explica André. “Días después escribí una carta a la ATP en la que explicaba que Slim era un consumidor habitual de droga y que solía salpicar sus bebidas de soda con metanfetamina, y mentí al asegurar que bebí por accidente de su vaso. Me sentí avergonzado y prometí que sería la última mentira que diría.”




El ex tenista se casó con Brooke Shields en 1997, pero su matrimonio sólo duró dos años


Sus argumentos parece que lograron convencer a la ATP, que revisó el caso y lo cerró sin dar explicaciones. Sin embargo, ello no le permitió salir de una mala racha personal en la que vio cómo su matrimonio con la actriz Brooke Shields se iba a pique. Con ella mantuvo un noviazgo de cuatro años que culminó en boda en 1997, pero se separaron tan sólo dos años después. Los motivos de su divorcio se explicaron entonces con unas declaraciones que la actriz había hecho meses antes en la revista People, en las que dijo que sólo se veían tres semanas al año. Sin embargo, la reciente confesión del ex tenista podría explicar también el fracaso de su matrimonio.

Afortunadamente, la estrella del deporte consiguió salir victorioso de todo aquello luciendo nueva imagen -la cabeza rapada- y dejando atrás los malos recuerdos de Slim, de su relación con Brooke e incluso de su padre, de quien también habla en su autobiografía. Agassi da buena cuenta del carácter violento de su progenitor y explica que se obsesionó con que su hijo fuera una estrella del tenis: “Me quiso enseñar a jugar al tenis antes incluso que a caminar. Y a mí nadie me preguntó si quería jugar al tenis”, escribe el campeón de Wimbledon.




Su mujer, Steffi Graf, fue uno de sus grandes apoyos para poder recuperarse


Uno de los grandes apoyos con los que Agassi contó en su recuperación fue su actual esposa, la también tenista Steffi Graf, con quien tuvo dos hijos. Gracias a ella logró recuperar el número uno, conquistando la copa en París y su segundo Abierto de Estados Unidos. Hoy, a sus 39 años, André Agassi es un feliz padre de familia que, como ha declarado John Fahey, presidente de la Agencia Mundial de Anti-Dopaje, “debe dar ejemplo y alertar a los jóvenes de los peligros del dopaje”.

Al preguntarle cómo piensa que reaccionarán sus fans a su confesión sobre el consumo de droga, Agassi declaraba ayer: “Me preocupó durante un tiempo, pero no duró mucho. En realidad estaba emocionado de poder contarle al mundo toda la historia. No puedo decir que fuera una adicción, pero muchos dirán que si usas algo como válvula de escape es porque tienes un problema.”

Más sobre: