Marisa Jara se casa con Chente Escribano el próximo sábado en Ibiza

La modelo sevillana, que ha pasado estos días por la Semana de la Moda de Valencia junto a otros rostros conocidos, dará el 'sí quiero' al empresario en una playa de la isla Pitiusa rodeada de sus familiares y amigos

Con los nervios propios de toda novia que está a punto de pasar por el altar, Marisa Jara ultima los preparativos de su boda y cuenta ya las horas para dejar de ser una mujer soltera. La modelo, a quien hemos visto hace unos días en la Semana de la Moda de Valencia junto a otros rostros conocidos como Estefanía Luyk o Arancha de Benito, se casa el próximo sábado 19 de septiembre en Ibiza con el empresario Chente Escribano. Lo suyo fue un flechazo, como ella misma ha reconocido, y este fin de semana se convertirán en marido y mujer.

“La boda será civil y también religiosa”, adelantaba Marisa cuando anunció su compromiso en la revista ¡HOLA! hace cuatro meses. Sobre el vestido, diseñado por Rosa Clará, dijo después: “Es un traje para la ocasión, muy bonito pero muy sencillo”. Aunque les hubiera gustado celebrar la boda en México, finalmente tendrá lugar en España. “Tenemos la esperanza de casarnos en Acapulco”, confesaba en mayo Marisa. “Todo depende del estado de salud de mi madre, porque le acaban de detectar un cáncer de mama contra el que ya ha empezado a luchar con un tratamiento de quimioterapia”, declaró entonces la sevillana.

Y aunque finalmente no se casan en México, sí será allí donde disfruten de su luna de miel. El país azteca guarda un significado muy especial para los novios, sobre todo para Chente, ya que su padre era mexicano. “Aunque nació en Madrid, se siente mucho más mexicano que español”, explicó ella. “Vive entre México y España. Su madre y su hermana viven en Madrid. Cuando nos casemos viviremos entre ambos países”.

Un noviazgo fugaz
Tras conocidos romances con el cantante Manu Tenorio, el bailarín Joaquín Cortés y Carlos Guerrero Ruiz-Mateos, la modelo ha encontrado en Chente al hombre de su vida. La pareja se conoció el pasado mes de enero a través de amigos comunes, e inmediatamente descubrieron que estaban hechos el uno para el otro. “Nada más ver a Chente, me dije a mí misma: ‘Me he enamorado’. Nunca me había sucedido algo semejante: interesarme en un chico e ir yo a buscarle en vez de esperar a que él viniese”, relataba Marisa al anunciar su boda.

Según nos contó, Chente tiene varios negocios, como una cadena de clínicas estéticas en México, una promotora de boxeo y una empresa de entretenimiento dedicada a la organización de eventos, grandes espectáculos y giras. Y con él se ve formando pronto una familia. “Quiero tener hijos pronto. Chente es niñero, pero yo lo soy aún más.”

Más sobre: