Francisco Rivera recibe muy emocionado el I Premio Antonio Ordóñez: 'Todo lo que he aprendido se lo debo a mi abuelo'

Después de la tradicional corrida Goyesca de Ronda en la que los tres diestros del cartel, José María Manzanares, Cayetano y Miguel Ángel Perera salieron por la puerta grande, llegó la hora de la entrega del I Premio Antonio Ordóñez que otorga la Fundación Unicaja y el Ayuntamiento de Ronda y que en teoría debía llevarse el ganador de la feria, en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Santo Domingo. Pero, en esta ocasión y por ser la primera edición del galardón, han decidido que recayera sobre Francisco Rivera por su contribución al mundo del toro, como matador y empresario.


Al recoger esta figura de una la Dama Goyesca, insistió en que si ha recibido este premio ha sido gracias a su abuelo: “La verdad es que el mérito no es mío. Si me tienen que dar un premio sería el de buen alumno, porque todo lo que he aprendido ha sido por mi abuelo. Él me enseñó el camino con las goyescas que tanto amaba y sobre todo, hemos llegado a tan buen puerto gracias a todo el equipo con el que trabajo”.


El diestro también confesó la gran ilusión que le hacía recibir un galardón con el nombre de su abuelo y continuar organizando las corridas Goyescas: “Me siento tremendamente honrado, lleno de satisfacción y de nervios y muy orgulloso de mi abuelo, porque la gente lo sigue recordando con mucho cariño. Estoy muy emocionado porque este premio es muy importante. Como siga hablando voy a llorar”.

Esta era la primera Corrida Goyesca en la que Francisco no figuraba en el cartel y, aunque se ha sentido raro al no vestirse de torero para ir a la plaza, ha disfrutado mucho: “He pasado un momento muy malo en el paseíllo y cuando me estaba vistiendo en casa he pensado, qué raro que vaya a ir a la goyesca con esta ropa, no es lo que me pega. Ha sido una sensación rara, pero he disfrutado mucho”, dijo al subir al escenario.

Más sobre

Regístrate para comentar