Unas vacaciones diferentes para Rafa Nadal: más serio y aislado que en veranos anteriores

Centrado en su recuperación, ya sabe que empezará a entrenar el próximo lunes y con los rumores de la separación matrimonial de sus padres

Rafa Nadal está viviendo un verano distinto a los anteriores. En los últimos años era habitual verle por estas fechas refrescándose en aguas de su Mallorca natal junto a su novia, Xisca Perelló, o caminando con ella muy sonriente por la playa. Sin embargo, el tenista se ha mostrado más serio y aislado este período estival. Y es que el manacorí no atraviesa una buena racha.

Nadal ha tenido que permanecer alejado de las pistas desde el pasado 31 de mayo, día en que fue eliminado de Roland Garrós, para recuperarse de una tendinitis en las rodillas que también le obligó a abandonar Wimbledon y, en consecuencia, a ceder el número uno del mundo a Roger Federer. Únicamente empuñó la raqueta el 18 y 19 de junio, en sendos partidos de exhibición disputados en el Hurlingham Club de Londres. Este retiro hizo mella en el estado de ánimo del jugador, que además ha tenido que hacer frente a una difícil situación familiar, ya que tal y como han recogido diversos medios de comunicación en las últimas semanas, sus padres se han separado.

 

null

Rafa Nadal se ha mostrado más serio y aislado que en veranos anteriores

 

El primero en hacerse eco de la noticia fue el corresponsal de tenis del diario británico The Times, Neil Harman, que aseguró que el bajo rendimiento de Nadal en las pistas se debía a que éste se encontraba “abatido” por el “extremadamente difícil” que se vivía en su familia desde hace semanas. El entorno de Nadal se ha mostrado discreto en torno a esta noticia, que por otra parte no han desmentido en ningún momento. El único que habló fue el responsable de comunicación del campeón de Wimbledon: “Rafael Nadal no va a hacer ningún tipo de declaración. Los Nadal nunca han comentado su vida privada ni van a hacerlo ahora”, dijo Benito Pérez Barbadillo.

Y a la tristeza de su lesión de rodillas y a la de la separación matrimonial de sus padres, Sebastián y Ana María, el 7 de julio se unía el fallecimiento a los 24 años del tenista francés Mathieu Montcourt, a quien Nadal conocía desde la infancia. “Esta mañana me he levantado con la peor noticia que alguien puede recibir. He sabido de la muerte de nuestro amigo y compañero Mathieu Montcourt. Aún estoy impactado por la noticia, no me lo puedo creer", escribió Rafa en su página web.

 



El tenista, con su novia en una imagen del pasado verano, no se ha mostrado tan sonriente estas vacaciones


Durante estas duras semanas de descanso y recuperación, hemos visto a Rafa en contadas ocasiones: jugando al golf en Londres, caminando por las calles de Mallorca con unos amigos o haciendo vida hogareña en compañía de su hermana y su novia, que se ha convertido en su gran apoyo en estos difíciles momentos. Con ella salió a navegar en la moto acuática que le regalaron por su 23º cumpleaños, probablemente el más triste que ha celebrado en su vida.

Sin embargo, no todo han sido malas noticias estos días para el tenista. Sigue siendo el español más conocido y mejor valorado, según estudio de Personality Media, y esta misma semana ha salido “contento” de las últimas pruebas médicas que le han realizado en Barcelona para evaluar su lesión. Según ha anunciado el tenista en su web oficial, comenzará a entrenarse el próximo lunes con la intención de volver a la competición el próximo 8 de agosto en el Masters de Montreal.

Más sobre: