Soplan vientos de cambio en la vida de Laura Ponte tras darse a conocer la crisis que atraviesa su matrimonio con Beltrán Gómez-Acebo. Sin embargo, la modelo gallega ha retomado las riendas de su vida con ilusión y optimismo. Laura Ponte disfrutó de una tarde en una terraza del centro de Madrid. Relajada y sonriente, estuvo junto a su grupo de amigos.

null
Laura Ponte, rodeada de sus amigos, se muestra relajada y feliz


Vestida con un pantalón  y una camiseta morada, la top model saludó cariñosa a sus amigos. Ellos son, al igual que su familia, su mayor apoyo en este momento difícil. Además de recibir el cariño de todos los que la quieren, Laura está ahora centrada en el trabajo y en sus dos hijos, Luis y Laura, que el 1 de julio, día en que ambos nacieron, cumplen cuatro y tres años, respectivamente.  

Para que los niños noten en la menor medida posible este distanciamiento entre sus padres, tanto Laura como Beltrán, han querido llegar a un acuerdo sobre los días que cada uno pasara con ellos y, al parecer, el matrimonio habría acordado el uso compartido del chalet al que se trasladaron el pasado verano. Según parece, Laura será quien use el domicilio conyugal durante los primeros quince días del mes, y Beltrán podrá utilizarlo los quince últimos.

null
La modelo está volcada en sus hijos y en su trabajo


La semana pasada, Laura Ponte posaba para la revista ¡Hola! mostrando las nuevas tendencias en bikini y bañadores y hablaba en exclusiva -sin entrar a valorar, confirmar ni desmentir-,  de su actual momento, de la relación entre la amistad y el amor y de su faceta como madre de dos niños: “Perdono todo, si se puede justificar”.

Más sobre

Regístrate para comentar