Tita Astolfi y Gigi Sarasola se separan apenas veinte meses después de su boda

De mutuo acuerdo y sin hijos en común, el empresario, de 43 años, y su esposa, de 23, han decidido poner fin a su matrimonio

Tras poco más de año y medio de matrimonio —su boda se celebró el 12 de octubre de 2007—, Teresa Astolfi, más conocida como Tita, y Fernando Sarasola, al que todos llaman Gigi, han decidido poner punto y final a su relación. Posiblemente, la diferencia de edad de la pareja ha podido ser una de las causas que han provocado la separación, ya que el empresario y jinete y la joven sevillana se llevan veinte años de diferencia.

Por otra parte, mientras Sarasola está centrado en sus negocios, Astolfi sigue estudiando Derecho, por lo que incluso sus amistades pertenecen a ámbitos diferentes. Además, se ha comentado que la convivencia de la pareja tras su boda no ha sido como esperaban, por lo que ambos han decidido emprender caminos distintos.

Tras tomar la decisión, Gigi y Tita han dado un paso importante y han puesto el asunto del divorcio en manos de sus abogados. Los trámites legales, que estarán resueltos la próxima semana, se están realizando de mutuo acuerdo, lo que, unido a que no tienen hijos, facilita el proceso, hasta el punto de que la pareja continúa viviendo bajo el mismo techo y, una vez separados, seguirán siendo buenos amigos.

Tita es sobrina de Luis Astolfi —jinete que saltó a la popularidad mediática por su amistad con la infanta doña Elena—, mientras que Gigi, hijo del empresario ya fallecido Enrique Sarasola y de Cecilia Marulanda, se dedica a la cría de caballos y es propietario de una gran yeguada.

Más sobre

Regístrate para comentar