Aumenta la tensión entre María José Campanario y Belén Esteban

El enfrentamiento entre Belén Estaban y la familia Janeiro después de la Primera Comunión de su hija Andrea parece que no ha hecho más que empezar y cada día que pasa, se suma una nueva versión que no hace más que alimentar más la polémica.

Primero fue Belén quien, el mismo día de la Comunión, dijo a los medios que estaba indignada porque Jesús y su familia se fueran sin quedarse al convite y se llevaran parte de la comida, - un poco de jamón, pan y refrescos-, para comer por el camino. No tardó en hablar la hermana del torero, Carmen Janeiro, para explicar que se fueron tan pronto porque la madrina de Andrea estaba en el hospital, una versión que también ha dado Carmen Bazán a la entrada del centro hospitalario.

Cuando parecía que toda esta discusión había llegado a su fin y que las aguas volvían a su cauce, en un programa de televisión contaron que la pequeña Julia no saludó ni habló a Belén porque dijo que su madre no la dejaba, algo que despertó la ira de María José Campanario.

Después de escuchar estas declaraciones, la mujer del diestro no tardó en llamar al programa Tal cual lo contamos de Antena 3 para dar su versión: “Estoy muy indignada desde que me han contado lo que se decía de mi hija. Han insinuado que yo no dejo que mi hija salude a Belén. He hablado con mi abogado y no descarto tomar medidas legales. Las mentiras tienen las patas muy cortas y yo no manipulo a mi hija de esa manera”. Y añadió: “Sé que mi hija no dice esas cosas y yo no le he dicho en ningún momento que no salude a esa señora. Mi hija llegó a casa y me contó que le había dado un beso a Belén y que le había dicho que estaba muy guapa.”


María José también quiso dejar claro que ella no estuvo llamando cada dos por tres a su marido durante la Comunión: Mi marido me llamó a mí para decirme que ya estaba en la iglesia, pero si quisiera haberlo llamado, es mi marido y le llamo cuando me da la gana”.


Sin embargo Belén, después de escuchar estas declaraciones, aseguró que Julia dijo que su madre no la dejaba hablar con ella y que Jesulín estaba delante en ese momento. Respecto a las medidas legales que María José anunció que iba a tomar, la comentarista respondió de manera sarcástica: “Estoy temblando. Que hable con sus abogados de lo que tiene que hablar, de lo que le interesa a ella y que no me toque las narices. Lo que tiene que hacer esta señora es preocuparse de lo suyo y lo que no tiene que hacer es decir cosas a los niños.”

Más sobre: