Alicia y Esther Koplowitz reciben la Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid

Esperanza Aguirre fue la encargada de entregar estas distinciones, en un acto en el que Esther estuvo representada por su hija Esther Alcocer Koplowitz y por dos de sus nietas

Esperanza Aguirre ha sido la encargada de hacer entrega de las Medallas de Oro y de las Grandes Cruces de la Orden del Dos de Mayo en el día de la Comunidad de Madrid. Como cada año, la Real Casa de Correos ha acogido el acto, que en esta ocasión contaba con premiados de la talla de las hermanas Esther (que estuvo representada por su hija Esther Alcocer Koplowitz) y Alicia Koplowitz y la Fundación Universitaria San Pablo Ceu, que han recibido la Medalla de Oro, la máxima distinción de la comunidad madrileña.

La carrera de las hermanas Koplowitz ha sido brillante. Alicia Koplowitz Romero de Juseu, Marquesa de Bellavista, inició su actividad profesional en Fomento de Construcciones y Contratas, donde ocupó durante diez años la vicepresidencia del Consejo de Administración. Abandonó el cargo cuando vendió a su hermana Esther su participación en la misma. En 1998 crero Omega Capital, una de las principales corporaciones financieras españolas, a través de la que canaliza su actividad inversora. Su trayectoria se ha visto recompensada por numerosos reconocimientos. Está en posesión de la Gran Cruz del Mérito Civil y también ha recibido la Legión de Honor francesa.

Por su parte, Esther Koplowitz Romero de Juseu, Marquesa de Casa Peñalver, es miembro del consejo y principal accionista de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), así como vicepresidenta y miembro del consejo de Cementos Portland Valderrivas. Ha recibido numerosos premios y distinciones, tanto por su trayectoria en el ámbito social como por su capacidad de gestión empresarial. Entre ellas podemos mencionar: la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil, la Medalla de Oro de la Real Academia de la Historia,la Cruz de Plata de la Orden del Mérito, otorgada por la Guardia Civil, el Escudo de la Ciudad de Barcelona y el título de hija adoptiva de la ciudad de Valencia

Los otros premiados
La lista la completan la cantante Alaska, el empresario Max Mazín, el embajador de España India, Ion de la Riva, el decano de la Bolsa de Madrid, Pedro Rodríguez-Ponga y Ruiz de Salazar y el diseñador Elio Berhanyer, que han sido merecedores de las Grandes Cruces de la Orden del Dos de Mayo. Además, Mientras que el famoso restaurante Lhardy y el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid, se han hecho con la placa de honor con categoría de Gran Cruz.

Como reconocimiento a su trayectoria profesional, el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha condecorado con su encomienda de número a los deportistas Juan Antonio Corbalán, Francisco Gento, José Eulogio Gárate y al entrenador Julio César Várgas de la Cruz. El mundo de la medicina también tuvo sus representantes en los doctores Paloma Jara Vera, Manuel Díaz Rubio, Pedro Escarpín Marín y Joaquín Ortuño Mirete y la investigadora en el ámbito de la óptica, Celia Sánchez Ramos.

Por méritos propios
"Creo que la categoría humana y profesional de los hoy galardonados es un magnífico motivo para mirar el futuro de la Comunidad de Madrid con optimismo. Son lo mejor de la sociedad madrileña y han demostrado que el talento, el coraje y la solidaridad, además de las ganas de trabajar y prosperar son la mejor herramienta para superar cualquier crisis", con estas palabras se refería la Presidenta del Ejecutivo madrileño a los premiados. Y es que, en efecto, a ninguno le faltan motivos para haber merecido tal reconocimiento. Así, por ejemplo, las hermanas Esther y Alicia Koplowitz han sido premiadas en reconocimiento a la intensa actividad que desarrollan en los ámbitos social y empresarial. De esta forma, también son distinguidas por la ayuda que prestan a los más desfavorecidos desde las fundaciones, dee carácter filantrópico, que llevan sus respectivos nombres.

Mucho menos famosos son otros de los galardonados, como los Laboratorios Rovi, la compañía Roche, la Fundación Síndrome de Down de Madrid o al Grupo Viena Capellanes, que se han alzado con la encomienda de número de la Orden del Dos de Mayo. Parecidos son los casos de los merecedores de las Medallas de Plata: os hospitales Clínico San Carlos y Niño de Jesús, el Instituto Lope de Vega y María Pilar Iglesias, la propietaria de una de las papelerías más antiguas de Madrid.

Más sobre: