María José Campanario habla claro: 'Para mí Andrea no es ninguna carga, pero la madre es una cruz'

La esposa de Jesulín de Ubrique ha entrado por teléfono en 'El programa de Ana Rosa' para explicar sus últimas declaraciones sobre Belén Esteban

Esta semana se ha vuelto a escribir un nuevo capítulo en el frente abierto entre María José Campanario y Belén Esteban. La esposa de Jesulín de Ubrique dio hace unos días unas declaraciones a una conocida publicación en las que hablaba sobre la ex mujer del torero. Unas palabras que se malinterpretaron al asegurarse que María José se había referido a Andrea, la hija de Belén y de su marido, como "un sambenito que me va a tocar llevar el resto de mi vida".

La reacción de Belén no se hizo esperar y, en El programa de Ana Rosa de Telecinco en el que colabora, respondía: "Mi hija es una niña buscada de una pareja que existió y se quiso mucho y es la mayor felicidad que tengo. Que lo del sambenito se lo diga a su padre, a ver qué le parece, pero vamos que no me lo tomo a mal. Cada uno queda por lo que es. Yo con el que me tengo que llevar bien es con su marido y no con ella. Y nunca me voy a llevar bien con ella".

Al ser preguntada en la calle sobre sus declaraciones, María José quiso aclarar lo que dijo y desmentir que se hubiese referido a la niña: "Sí es cierto que utilicé esa palabra, pero no me refería a la niña en absoluto. Me refería a que estoy cansada de que se me pregunte siempre lo mismo, que es una cruz que sé que voy a tener que llevar toda la vida. Si su madre se ha dado por aludida, pues lo siento. Para mí la niña no es ninguna carga, pero la madre es una cruz. Y se lo digo así de claro. La niña no, porque cuando me casé con mi marido sabía que tenía una hija y lo acepté como tal, y cuando está en mi casa la cuido mejor que a los míos".

Belén volvía a responder a María José a la puerta de su casa: "Quedan tan pocos días para la Primera Comunión de mi hija -se celebrará el próximo 16 de mayo - que no lo voy a jorobar".

Pero la cosa no quedaba ahí y esta mañana María José entraba en directo por teléfono en el programa que presenta Ana Rosa Quintana para zanjar el asunto: "He sido clara. Llevo muchos años callada y aguantando insultos, que se malinterpreten mis palabras, y llega un momento en que una se cansa de tender la mano. En mi casa tendré más o menos cosas que esconder, como todo el mundo, lo que pasa es que a mí no me las tapa nadie". Y añadía: "Quiero dar las gracias a Jesulín de Ubrique, con el que llevo ocho años casada, que ha matado 3.000 toros y que creo que es el personaje popular y conocido por su trabajo. Sin él a lo mejor los demás no seríamos nada ni nadie trabajaría en televisión… A mí me lo han ofrecido varias veces y no lo necesito, gracias a Dios".

María José se ha quejado de que en el programa "todo se lleve al otro terreno", porque "no se puede hablar de una historia sin conocer las dos versiones". "Llego a pensar que no hay palabras sucias ni con mala intención, pero sí hay oídos con muy mala intención", ha dicho sobre los comentarios que de ella se hacen en televisión. "Yo no he dicho que Belén Esteban sea una cruz, he dicho que es una cruz para mí y para mucha gente". La mujer de Jesulín también se ha referido a otras ex mujeres de toreros que no hablan nunca y finalizaba su intervención con rotundidad: "Preferiría a una Vicky Martín Berrocal, la verdad".

Más sobre: