Arantxa Sánchez Vicario presume de hija en el torneo femenino de tenis de Barcelona

Presenció la final junto a su marido, José Santacana, y la pequeña Arantxa, que a sus dos meses ya ha asistido a su primer partido

Dentro de una semana hará dos meses que vino al mundo la hija de Arantxa Sánchez Vicario, y a su corta edad la pequeña ya ha pisado las instalaciones de un club de tenis. Sucedió este domingo, en Barcelona. Su madre acudió a la final del torneo Barcelona Ladies Open en la Ciudad Condal, acompañada además de por su pequeña Arantxa, por su esposo, José Santacana. Aunque aún es muy pronto para saber si la niña seguirá la tradición familiar, está claro que su madre quiere inculcarle su afición por el deporte de la raqueta.

Sin poder ocultar su felicidad, Arantxa y su marido presumieron de su hija a su llegada puntual a esta cita deportiva. Muy sonrientes, fueron enseñando a su hija a amigos y conocidos que se acercaron a saludarles. Acurrucada en su cochecito, la pequeña Arantxa fue testigo desde las gradas de su primer partido de tenis. Su madre, que vestía de negro, estuvo muy pendiente de ella en todo momento hasta que la niña empezó a mostrarse algo inquieta y tuvieron que marcharse.

Pero la ex tenista regresó a la pista al finalizar el partido para hacer entrega de los trofeos a las ganadoras y tuvo unas palabras de agradecimiento al público y a su familia. En uno de los balcones la miraba orgulloso su marido, que se ocupaba del cochecito. Más tarde, Arantxa atendió amablemente a los medios de comunicación como directora deportiva del torneo.

Arancha, ¿cómo ha ido el torneo?
Muy bien, todo ha ido estupendamente, estamos muy contentos

¿Le ha gustado el tenis a la niña?
No lo sé, pero se ha portado muy bien así que supongo que sí

Va contigo a todas partes...
Hombre, de momento sí. Es todavía muy pequeña.

¿Cómo está siendo de momento la experiencia?
Muy buena, estamos muy contentos, la verdad. La niña es muy buena y se porta muy bien. Estamos encantados.

Estás estupenda. Te has recuperado muy pronto…
Qué remedio, pero eso es la felicidad, que hace que se vea también por fuera

Y a ti José, ¿cómo te cuidan las dos mujeres?
Muy bien, muy bien. Me tratan estupendamente.

Más sobre: