La Baronesa Thyssen coincide con su hijo Borja en Marbella pero hacen planes por separado

Mientras Carmen Cervera almorzaba con su amigo Manolo Segura, Borja lo hacía acompañado de Blanca y de su hijo Sacha en un restaurante cercano

La ciudad de Marbella ha recibido este fin de semana al clan Thyssen al completo. La Baronesa se ha desplazado a su residencia de "Mata Mua", situada junto al mar, para pasar unos días de descanso y ya de paso ver cómo van las obras del futuro Museo Thyssen de Málaga, que está previsto que abra sus puertas en otoño de 2010. Junto a ella han viajado su hijo Borja, su nuera Blanca Cuesta y su nieto Sacha, por el que siente auténtica debilidad. El pequeño cumplió su primer año de vida el pasado mes de enero y a partir de ahora vivirá más cerca de su abuela, ya que Borja y Blanca han decidido instalarse en Madrid dado que él comenzará a trabajar junto a su madre en la Fundación Thyssen.

Aunque la familia está ahora en Marbella -no se las ha visto, pero es de suponer que las mellizas Carmen y Sabina, hijas de la Baronesa, también han viajado con ellos- hasta el momento han hecho planes por separado. Así, mientras el domingo Carmen Cervera almorzaba al borde de la playa con su amigo Manolo Segura, que también tiene una residencia en la localidad malagueña y pasa allí largas temporadas, Borja y Blanca lo hacían en un restaurante cercano situado a escasos metros del de la Baronesa y acompañados por su hijo. La pareja, que a la salida del local desmintió haberse peleado en el departamento de limpieza de un supermercado como se había dicho, aprovechó para dar un paseo por las calles de la ciudad con Sacha, que iba montado en cochecito.

Borja y Blanca iniciarán pronto una nueva vida en Madrid, donde él comenzará a trabajar al lado de su madre asumiendo así sus responsabilidades con la Fundación Thyssen, que la Baronesa preside. Aunque tienen pensado vivir alquilados en La Moraleja, por el momento se alojan en la casa que Carmen tiene en este barrio madrileño. Al parecer, Borja quiere que su hijo crezca en el mismo ambiente en el que él se crió y por eso Sacha irá a un colegio ubicado en esta exclusiva zona de la capital. Por su parte, el abuelo materno del pequeño, Miguel Cuesta, ha confesado que le da pena que su hija y su nieto se marchen de Barcelona pero ha asegurado que esto no será un impedimento para mantener los lazos familiares.

Más sobre: