Rosario Mohedano y Antonio Tejado, a la espera de una decisión definitiva sobre su relación

Chayo ha regresado a Sevilla y sigue dispuesta a luchar por un futuro común con el padre de su hijo

Del reencuentro en Sevilla no salió la esperada reconciliación definitiva. Rosario Mohedano llegaba el pasado viernes por la noche a la estación del AVE de Santa Justa con su hijo Antonio en brazos y dispuesta a pelear para que la relación con el padre de su hijo, Antonio Tejado, siguiera adelante.

Antonio, de 22 años, les esperaba al final de las escaleras mecánicas, les recibió con sendos besos, para el niño y para Rosario. Los dos mostraban una gran sonrisa aunque la preocupación iba por dentro. No ha tenido que ser un fin de semana fácil para la pareja y no sólo por la crisis que atraviesan cuando hace sólo tres meses que nació su hijo.

El viernes por la noche, sólo un par de horas después del reencuentro, una joven sevillana llamada Rocío hablaba en ¿Dónde estás corazón? del supuesto romance que ha mantenido con el sobrino de María del Monte. Daba datos y enseñaba fotografías lo que no es un trago fácil para nadie y menos cuando se está yendo a por todas para que una relación tenga futuro.

Rosario volvió a Madrid a casa de sus padres, Amador y Rosa, durante unos días, con su hijo en brazos y sin una respuesta clara. Luego volvió a Sevilla, donde hoy se encuentra. Seguramente, en los próximos días se tomará la decisión definitiva y mientras tanto, él cuando se le pregunta tiene siempre la misma respuesta: "Yo de eso no hablo".

Más sobre: