Esther Arroyo reaparece, por primera vez, tras su grave accidente de tráfico

La actriz amadrinó la inauguración de una escultura, obra de un buen amigo suyo, en la localidad gaditana de Tarifa

Llevaba algún tiempo alejada de la luz pública pero ayer pudimos volver a verla en Tarifa (Cádiz). Esther Arroyo tuvo el honor de ejercer de madrina en la inauguración de una escultura que preside, desde el mismo viernes, la entrada a Tarifa. En esta ocasión, se trata de un acto muy emotivo para ella, pues la actriz ha querido acompañar al autor de la obra, Nacho Bañares, uno de sus grandes amigos, en una cita tan importante.

A la inauguración asistieron diversas personalidades políticas y representantes del Ayuntamiento de Tarifa, entre los que se encontraba el alcalde de la localidad gaditana, Miguel Manella. Esther se mostró muy sonriente. A pesar de poder verla muy recuperada, las muletas con las que se ayudaba para caminar mostraban todavía las secuelas del accidente de tráfico que sufrió el pasado mes de octubre.

Recordamos que el aparatoso suceso tuvo lugar hace ya casi cinco meses a unos diez kilómetros de Vejer de la Frontera (Cádiz). El vehículo en el que viajaba la ex Miss España junto a su marido, Antonio Navajas, Ana Torroja y otros dos ocupantes, chocó frontalmente con otro coche.

No obstante, Esther no perdió la sonrisa en toda la mañana. El hecho de poder apoyar a su amigo la colmaba de alegría. Juntos descubrieron la escultura del Gran Navegante, de más de tres metros de altura y con el que Nacho Bañeras ha querido rendir homenaje a la localidad. La obra escultórica refleja la relación armónica entre el hombre, el mar y el viento característico de Tarifa, que la ha convertido en uno de los lugares más frecuentados por los surfistas y los amantes de las playas de todo el mundo.

Más sobre: