La subasta de la colección privada de Yves Saint Laurent alcanza una cifra récord: 373 millones de euros

Un cuadro de Matisse, una obra de Constantin Brancusi y el sillón favotiro del diseñador han sido los objetos por los que más se ha pujado

Sin duda la crisis no nos toca a todos por igual, de hecho, hay algunos privilegiados a los que parece que no les afecta en absoluto, y esto ha quedado patente en la histórica subasta de las pertenencias del fallecido diseñador Yves Saint Laurent y de su pareja, socio y mecenas, Pierre Bergé, que ha tenido lugar en el Grand Palais de la capital francesa. Se estimaba que los 733 lotes de esta impresionante colección privada podrían alcanzar los 300 millones de euros, pero finalmente, la cifra final ha sido 373,9 millones, convirtiéndose así en la colección privada sacada a subasta más valiosa de la historia, récord que desde 1997 ostentaba la familia Ganz.

El dinero recaudado irá a parar a la Fundación Yves Saint Laurent-Pierre Bergé y a la investigación en la lucha contra el Sida, a fomentar proyectos artísticos y a varias obras de caridad. "La venta de la colección que reunimos juntos ha sido un triunfo. Ha superado todas mis expectativas y quiero dar las gracias a la casa Christie’s por cómo ha ido la subasta y por la exposición que organizó en el Gran Palais días. Todos me decían que esperara a que pasara la crisis, pero a juzgar por los resultados, yo tenía razón", dijo Bergé tras conocer los resultados de las pujas.

¿Quién compra estas obras de arte?
Muchos multimillonarios de varios rincones del planeta se han sentido atraídos por esta colección privada. Algunos han preferido mantenerse en el anonimato, como grandes fortunas de China, Europa del Este y de Oriente Medio, otros han utilizado intermediarios, como François Pinault, y unos pocos se han dejado ver en el Grand Palais como el magnate Roman Abramovich o la propietaria de la cadena de hoteles Hyatt, Penny Pritzker.

Un Matisse, una obra de Brancusi y un sillón, los lotes más caros
La obra de Matisse, Les Coucous, tapis bleu et rose, de 1922, ha sido la que ha alcanzado el precio más alto: 35,9 millones de euros, batiendo así el récord del artista, como Constantin Brancusi, con la obra Portrait of Madame L.R., adquirida por 29,1 millones. Los compradores de estas dos obras han preferido mantenerse en el anonimato, mientras que el tercer lote más caro del ranking, el sillón Dragons de Eileen Gray’s, el favorito del diseñador, que presidía el salón de su casa de la rue Babylone, ha sido comprado por 21,9 millones por Cheska Vallois, que hacía de intermediaria, diez veces por encima del valor que esperaban que alcanzara.

Los bronces de la polémica
Entre las más de setecientas piezas de la colección Yves Saint Laurent y Bergé, hay dos que desde el momento en el que dieron a conocer todos los lotes estuvieron bajo el punto de mira. Se trata de dos esculturas de bronce, una cabeza de rata y otra de conejo del siglo XVIII que formaban parte de la fuente zodiacal del palacio de verano del emperador Quianlong, situado al noroeste de Pekín, que fue expoliado por soldados franceses e ingleses en 1860. El Gobierno chino ha intentado frenar su subasta y reclamó estas obras de arte, pero Bergé demostró que las había adquirido de manera legal. Quizá esta polémica ha sido la causa por la que han sido adquiridas por 31 millones de euros, 12 más de lo que se estimaba, por un comprador anónimo.

Más sobre

Regístrate para comentar