La subasta de los tesoros de Yves Saint Laurent podría superar los 300 millones de euros

Esta semana se pujará por más de setecientas obras de arte pertenecientes al diseñador y a Pierre Bergé

La subasta de los objetos personales del maestro Yves Saint Laurent, fallecido en junio de 2008, y de su pareja y socio, Pierre Bergé, comienza hoy y durará hasta el miércoles. Se considera "la subasta del siglo", ya que se trata de más de setecientas obras de arte que fueron acumuladas por la pareja durante más de cuatro décadas y que están valoradas en más de 300 millones de euros. Entre ellas, un Picasso, "Instrumentos de música para velador", valorado en treinta millones de euros, y cuadros de otros grandes artistas como Goya, Degas, Gauguin, Mondrian, Munch o Matisse, que decoraban las paredes de las residencias que Saint Laurent y Bergé, tenían en varios rincones del mundo. También hay importantes esculturas griegas y romanas, estatuas y bronce y miniaturas y muebles art deco.

La subasta, a cargo de la prestigiosa casa Christie’s, tendrá lugar en el Grand Palais de París, donde estas exclusivas obras han estado expuestas al público y miles de personas las han podido contemplar este fin de semana y ha atraído, sobre todo, a millonarios coleccionistas de Estados Unidos, Japón y Rusia entre otros lugares. "La instalación de las obras se hizo con la colaboración de Pierre Bergé e intentamos recrear los interiores y en ambiente de las residencias en las que se encontraban estos objetos", asegura François de Ricqles, ejecutivo de Chritie’s en Francia.

Toda una vida recopilando obras de arte
Tras la muerte de Yves Saint Laurent, Pierre Bergé quiso deshacerse de la colección, ya que decía que sin en diseñador "ya no tenía sentido". Durante cuatro décadas estuvieron recopilando objetos y nunca revendieron ninguno. "Todo comenzó con la escultura de Brancusi. Cuando la compramos sentí que por primera vez comprábamos algo grande. Una tarde que íbamos por París Yves se quedó embobado delante de una galería que tenía una escultura africana en madera de un pájaro. Ésa fue la primera vez que compramos juntos y esa escultura no va a salir a la venta. La guardaré yo", dijo hace unas semanas Pierre al diario Le Figaro.

Una cabeza de rata y otra de conejo
Unas de las piezas que más han llamado la atención en esta subasta han sido una cabeza de rata y otra de conejo hechas en bronce que eran de la fuente zodiacal del palacio de verano del emperador Quianlong, situado al noroeste de Pekín. Este espectacular palacio fue saqueado en 1860 por soldados ingleses y franceses y durante estos días el Gobierno chino ha estado intentando bloquear su venta, mientras que un juzgado de Paría deberá aclarar la situación legal de estas dos obras de arte antes de que se empiece a pujar por ellas el próximo miércoles.

Más sobre

Regístrate para comentar