La vida con Paris

Una actriz británica, que participó en el reality para convertirse en su mejor amiga, desvela numerosos detalles acerca de la personalidad de la rica herederera

Ahora podemos conocer a la auténtica Paris Hilton gracias a las declaraciones de la actriz Laura Meakin, quien ha sido una de las aspirantes a convertirse en su mejor amiga en un reality de la televisión británica. Aún se desconoce el resultado del concurso, pero de lo que sabemos mucho es acerca de la personalidad y la forma de vida de la rica heredera estadounidense.

En palabras de la propia Laura, "Paris no camina, flota". Está constamente preocupada por su imagen y a su alrededor lleva un inseparable séquito de peluqueros, maquilladores y guardaespaldas. Está muy pendiente de aparecer deslumbrante en los actos a los que acude y mostrar su perfil bueno ante las cámaras es una de sus obsesiones. Y es que es indiscutible la adoración que Paris siente por los focos.

Además, es una auténtica fan de las últimas tecnologías: tiene dos deslumbrantes blackberries, desde las que se conecta a Internet y envía correos electrónicos constantemente.

El gran secreto de los pies de Paris
Pero si algo caracteriza a Paris es su manera de hablar: ingenua e incluso infantil. Laura dice: "Todo para ella tiene que ser 'hot' (novedoso, original, a la moda)". No obstante, se comporta de una manera adorable e intenta ser muy simpática con la que gente que la rodea. Quizá por eso muchos le perdonen sus 'pequeños' caprichos. Siente debilidad por los zapatos de Christian Louboutin y Gucci. Ella se justifica diciendo que son los únicos diseños capaces de disimular sus enormes pies.

A pesar de lo que muchos puedan pensar, afirma que le encanta comprar en la cadena de tiendas de ropa Topshop, dato difícilmente creíble pues suele ser mucho más habitual verla visitando las boutiques más exclusivas del mundo. Paris quiere proyectar una imagen de "adorable muñequita", según declara su 'nueva amiga inglesa'. Y parece ser que puede comer todo lo que desee sin poner ni un gramo de más en su esbelta anatomía.

Sin embargo, buena parte de su tiempo lo dedica a elegir sus estilismos, por lo que debe estar muy ocupada ya que suele cambiarse de ropa tres veces al día. Aunque lo que es fundamental para convertirse en su confidente y amiga es el gusto por las fiestas en los locales de moda. No es extraño ver a Paris bailando en los clubs más exclusivos.

Más sobre

Regístrate para comentar