La Duquesa de Alba recibe el alta médica y se recupera en el Palacio de Dueñas

'La operación ha salido muy bien y ella está muy animada', dijo su hijo Jacobo

La Duquesa de Alba abandonó ayer la Clínica del Sagrado Corazón de Sevilla tras haberse sometido a una colangiografía para extraerle las piedras en la vesícula que le encontraron el pasado viernes, cuando le hicieron las pruebas de anestesia para la operación que tenía pensado haberse hecho el pasado martes. Esta intervención, en la que se le iba a implantar una válvula en el cerebro que mejoraría la hidrocefalia que padece, no podrá realizarse hasta que se haya recuperado y los parámetros de su analítica vuelvan a la normalidad.

La operación duró dos horas y gracias a la colangiografía, para la que es necesaria una sedación leve y permite una recuperación más rápida, todo ha ido muy bien y ha podido recibir pronto el alta médica.

Cayetana Fitz-James Stuart abandonó el centro hospitalario acompañada por su hija, Eugenia, y dijo que se encontraba "muy bien" y puso rumbo al Palacio de Dueñas. Sus hijos, Carlos, duque de Huéscar, Alfonso, duque de Aliaga, Fernando, marqués de San Vicente del Barco, Cayetano, conde de Salvatierra, Jacobo, conde de Siruela, y Eugenia, duquesa de Montoro, han estado unidos alrededor de ella durante estos días.

"La operación ha salido muy bien, ella está muy animada y estamos muy contentos. Era una intervención complicada y los médicos han sido muy habilidosos. Mi madre es una mujer muy fuerte", comentó cuando regresó a Barcelona junto a su mujer Inka Martí. Sin embargo, el hijo de la Duquesa de Alba no quiso responder a las preguntas que le hicieron sobre Alfonso Díez, quien en esta ocasión no ha viajado a Sevilla para estar junto a ella.

Más sobre

Regístrate para comentar