Severiano Ballesteros, feliz de estar en Cantabria: ‘Ya estoy en casa, el partido va muy bien y sabéis que nunca me voy a rendir’

El golfista, que ya ha comenzado el tratamiento de quimioterapia, está pasando con los suyos las fiestas de Navidad en su residencia de Pedreña

Severiano Ballesteros ha podido disfrutar estas fechas navideñas en su Cantabria natal y ha querido compartir con sus paisanos la "enorme satisfacción" que siente "por estar otra vez entre los míos" . El golfista comenzó su primera sesión de quimioterapia el pasado 19 de diciembre tras haberse trasladado un día antes a su residencia de Pedreña desde Madrid, según él mismo daba a conocer en su página oficial. Ya en casa, el deportista ha querido agradecer todas las muestras de cariño recibidas desde que reveló que padecía un tumor cerebral y lo ha hecho a través de una carta enviada y reproducida por El Diario Montañés.

En la misiva, Severiano confiesa estar "disfrutando de nuevo de esas pequeñas cosas de las que está compuesta la vida y que tanto se echan de menos cuando no se tienen" . Recuerda cómo en los dos meses que permaneció en el hospital "estuvieron presentes en mis pensamientos el mar, las montañas, los incomparables paisajes de Cantabria, hechos, situaciones, lugares y amigos" y vuelve a enviar un mensaje de esperanza y apoyo a todas aquellas personas que atraviesan una situación similar a la suya. "Cuando se combate con fe y perseverancia, todo es posible" escribe Ballesteros.

Compara la dura y larga batalla que ha comenzado contra su enfermedad con un partido de golf: "Hay que situarse en el tee del uno con los pies bien firmes en el suelo, una enorme fuerza mental, la vista al frente y sin ningún miedo… Inicié la salida con el driver dispuesto a llegar al green del 18 en el menor número de golpes posibles… Y en ello estoy. Apenas si he comenzado a jugar, están pasando aún los primeros hoyos, pero el partido va muy bien… Queda todavía tiempo por delante y algunos obstáculos por salvar, pero sabéis que nunca me voy a rendir, porque creo firmemente en el triunfo."

Severiano vuelve a acordarse en la carta de todos los que le han apoyado en los momentos difíciles: los doctores que le atendieron, sus familiares y "los miles de mensajes recibidos de todo el mundo, desde las más altas personalidades al más humilde de los aficionados". Sin embargo, en esta ocasión se dirige con especial cariño a "su gente" de Cantabria "para expresaros mi más profundo reconocimiento". "Vuestro apoyo, transmitido por muy diversos medios, ha jugado un papel de suma importancia, más de la que podéis imaginaros". Y concluye: "Gracias a todos por todo. Felices Fiestas y recibid un fuerte y fraternal abrazo de vuestro amigo."

Más sobre: