Marina, hija mayor de Silvio Berlusconi, se ha casado a las afueras de Milán

El Presidente italiano, que acudió al enlace con su actual esposa y coincidió allí con su primera mujer, acompañó a la novia hasta el altar

Toda la prensa italiana se ha hecho eco este fin de semana de uno de los acontecimientos más importantes del año en su país: la boda de la mujer más rica de Italia. Marina, primera hija de Silvio Berlusconi, contrajo matrimonio el sábado con Maurizio Vanadia después de siete años de convivencia y dos hijos en común. El enlace, que se caracterizó por una gran sobriedad en contraste con la gran fortuna que posee la novia, se celebró en la Villa San Martino de Arcore, ciudad italiana situada en la Provincia de Monza y Brianza (Lombardía), a las afueras de Milán, donde también se ubica una de las residencias del Presidente italiano.

La ceremonia, que se anunció hace poco más de un mes y fue oficiada por Giandomenico Colombo, párroco de Arcore, y Andrea Livio, sacerdote amigo de la familia, tuvo lugar en una capilla privada del siglo XVII adornada con flores blancas, las preferidas de la novia. Comenzó a las once de la mañana, y durante ella cantaron la soprano Daniela Dessì y su marido, el tenor Fabio Armiliato. De los setenta invitados que asistieron, la mayoría eran familiares de los novios. Entre ellos destacó el presidente Silvio Berlusconi, que acudía a la primera boda de uno de sus hijos y acompañó orgulloso a la novia hasta el altar.

La ocasión reunió por primera vez a Verónica Lario, actual esposa de "Il Cavaliere" y madre de sus tres hijos pequeños -Bárbara, Eleonora y Luigi-, y a Carla Dall’Oglio, su primera mujer y madre de los dos mayores: Marina, la novia, y Piersilvio, que firmó como testigo del enlace junto al hermano del novio, Nuccio, su amiga Micheline Jovic-Bilic y Annick Confalonieri, esposa del presidente de Mediaset, Fedele Confalonieri.

La novia lució un vestido raso de seda en color marfil de Dolce&Gabbana. El novio vistió de Gianni Campagna, al igual que sus hijos - Gabriele, de seis años, y Silvio, de cuatro-, que portaron los anillos. Una vez convertidos en marido y mujer, Marina y Maurizio agasajaron a sus invitados con un banquete preparado por el chef de la casa. Los novios, que no quisieron regalos y pidieron donaciones que destinarán a una ONG, han optado por disfrutar de una corta y austera luna de miel de tres días en Londres.

Marina Berlusconi, de 42 años, es vicepresidenta del grupo Finninvest-al que pertenece la corporación televisiva Mediaset- y presidenta de la editorial Mondadori. Según la revista Fortune, es la séptima empresaria más rica del mundo y la mujer más acaudalada de Italia. Conoció a Maurizio Vanadia, de 46 años, ex primer bailarín de La Scala de Milán y actual coordinador de su escuela de baile, cuando éste bailaba El Lago de los cisnes en el teatro milanés.

Más sobre: