La duquesa de Alba asiste a una merienda inglesa en Sevilla con un original tocado

La aristócrata que, desde que llegó de viaje no ha dejado de asistir a ninguno de los compromisos previstos en su agenda, amadrinó el segundo aniversario de una revista

La duquesa de Alba aterrizó hace una semana en Madrid y de ahí partió para Sevilla. Tan sólo un día después de su llegada al Palacio de las Dueñas, la aristócrata retomó sus compromisos y se reencontró con su gran grupo de amigas, entre las que se encontraba, su inseparable, Carmen Tello. Varios han sido los actos que Cayetana Fitz James Stuart ha tenido desde que regresó del viaje por Italia junto a su amigo Alfonso Díez y desde entonces, no ha estado sola en ningún momento.

La semana la tenía a tope y la agenda sin un solo hueco. El martes estuvo a la Real Academia de las Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla para entregar un premio que llevaba su nombre y el jueves asistió a una merienda inglesa organizada por una revista de sociedad de Sevilla, de la que fue madrina de honor. Por tal motivo, el hotel Alfonso XIII de Sevilla se convirtió en un escenario completamente inglés. La cita era a las seis de la tarde y era requisito indispensable para las damas invitadas al acto asistir con tocados.

La duquesa de Alba y Carmen Tello lucieron originales tocados
Doña Cayetana, eligió para tal ocasión un precioso tocado de flores en granate que hacia juego con el traje de chaqueta que lució. Sin embargo, la mujer del diestro Curro Romero, optó por un original tocado en negro con adornos frutales de fresas y moras.

Esta revista sevillana que congregó a un gran nutrido grupo de gente, entre ellos Álvaro de Marichalar, otorgó unos premios al cumplir su segundo aniversario y dos de ellos recayeron en doña Cayetana, que los recibió el director de la publicación, Mario Niebla del Toro, y otro fue para el diestro Curro Romero, que lo recogió su mujer, Carmen Tello, en su lugar.

No pudo viajar a Nueva York por sus dolencias de espalda
Por su parte, la duquesa de Alba no pudo asistir a Nueva York a la entrega de las medallas de oro que concede el Instituto Reina Sofía desde hace treinta años, donde le fue concedida la máxima condecoración. Manifestó que estaba muy apenada y explicó el por qué de su ausencia: "no he podido asistir por dolencias de espalda". Pero podrá recoger su medalla, ya que, según dijo el propio Oscar de la Renta, se le entregará en España.

Más sobre: