Guti y Arancha de Benito celebran sus cumpleaños rodeados de amigos

No quisieron perderse la cita Estefanía Luik, Carla Hidalgo y Míchel Salgado, que asistió en compañía de su mujer, Malula Sanz

El jueves por la noche, un nutrido grupo de rostros famosos se reunió en un exclusivo y glamouroso restaurante de la capital para asistir a una cita especial. José María Gutiérrez, Guti, y su esposa, Arancha de Benito, celebraron sus respectivos cumpleaños. Como es habitual, quisieron hacerlo con sus amigos más cercanos. En torno a las 10 de la noche comenzaron a llegar los primeros invitados.

Una de las primeras en llegar fue Makoke, esposa de Kiko Matamoros. Escogió para la ocasión un minivestido negro y cubrió sus hombros con un largo abrigo para hacer frente al frío de la noche madrileña. Muy sonriente, confesó a los medios que el regalo para los cumpleañeros se lo había hecho llegar por la mañana. Poco después llegaba Kiko, quien había estado trabajando hasta tarde, según comentó su esposa.

No tardaron en llegar los protagonistas de la fiesta. Guti y Arancha llegaron en su propio coche. Ella desveló algunos de los obsequios que había recibido por parte de sus hijos, Zaira y Aitor, por su cumpleaños. "Los pequeños me han regalado flores y Guti algo más", dijo antes de entrar en el restaurante. Arancha demostró una vez más ser una mujer que le gusta ir a la moda. Al igual que Makoke, se decantó por un minivestido, en su caso de color marrón y lo combinó con unos botines de cordones, un abrigo de piel de pelo y un bolso con flecos.

Michel y Malula, una pareja feliz
Entre el resto de invitados destacó la presencia de Estefanía Luyk, Carla Hidalgo -muy guapa y moderna con una americana de tartán y sombrero- y de la actriz y modelo Mónica Hoyos. Mónica, que llevaba varios paquetes con ella, dijo que había pensado como regalo "algo especial para Guti y algo más especial para Arancha". No faltaron alguno de los compañeros de equipo del madridista. Muy sonrientes se pudo ver a Míchel Salgado junto a su mujer, Malula Sanz, que se regalaron tiernos gestos de cariño a su salida del local. Al igual que los demás asistentes, el matrimonio prefirió mantener en secreto el regalo que les habían hecho.

Más sobre

Regístrate para comentar