Boris Becker y Sandy Meyer-Wölden rompen su compromiso matrimonial

La pareja se comprometió el pasado mes de agosto durante sus vacaciones en Cerdeña

Parece que no vamos a ver a Boris Becker y a Sandy Meyer-Wölden convertidos en marido y mujer. Mucho sorprendió a todos este verano la noticia de que Becker, el soltero de oro de las pistas de tenis, fuera a pasar por el altar. Pero su etapa de hombre comprometido le ha durado muy poco. Así lo ha asegurado el ex tenista al diario alemán Bild, donde cuenta que su relación con la joven alemana, dieciséis años menor que él, se ha terminado. "Sí, es cierto, desafortunadamente", afirma.

No ha querido dar detalles sobre los motivos de la ruptura y dice que ya ha comunicado este fin de semana la noticia de que no se casa a sus familiares y amigos, entre ellos, a su ex mujer, Bárbara, con quien tiene dos hijos, Noah, de trece años, y Elias, de ocho.

Sandy, por su parte, ha confirmado a la revista People que su relación con el tenista ha terminado hace pocos días y que ha sido ella quien ha tomado la decisión, pero tampoco no ha querido explicar los motivos. La semana pasada estuvieron en Miami, donde a él le vimos pasear solo por la playa, y a ella regresar a Alemania sin el que, hasta entonces, era su prometido.

Desde que dio a conocer su romance con la esta "leyenda de Wimbledon", a Sandy, que es diseñadora de joyas, le empezaron a salir varios trabajos como modelo de pasarela, entre ellos desfilar en Madrid Fashion Week para la firma TCN Barcelona. Durante su visita a España, la alemana no quiso soltar prenda sobre su relación con Boris, ni sobre los preparativos de su boda, que finamente, parece que no se celebrará.

Se comprometieron en Cerdeña
La pareja dio a conocer su relación y su compromiso el pasado mes de agosto. Becker le pidió matrimonio durante las vacaciones que estaban pasando en Cerdaña y le regaló un espectacular anillo, una pieza única de la firma De Grisogono, con dos grandes diamantes blancos, que representan a la pareja, rodeados de diamantes y esmeraldas incrustados. Después de sus vacaciones por aguas del Mediterráneo, celebraron su compromiso con sus familiares y amigos en el restaurante Kaefer, en Munich y más tarde, se trasladaron a Nueva York, donde iban a comenzar con los preparativos del enlace.

La pareja se conocía desde hace muchos años, ya que Sandy es hija del que fuera manager del tenista, Exel Mayer-Wölden, fallecido en 1997.

Más sobre: