Boris Becker pasará por el altar con Alessandra Meyer-Wölden, dieciséis años más joven que él

Parece que Boris Becker, conocido tanto por sus éxitos deportivos como por sus conquistas fuera de la cancha, ha decidido sentar la cabeza. La afortunada que ha conseguido que "la leyenda de Wimbledon" vaya a pasar por el altar se llama Alessandra Meyer-Wölden, es diseñadora de joyas, tiene veinticuatro años, -dieciséis menos que él-, y es hija del que fuera manager del tenista, Exel Mayer-Wölden, fallecido en 1997.

Así lo anunció ayer el periódico alemán Bild y después el portavoz del tenista confirmó la feliz noticia. Al parecer, el pasado domingo celebraron su fiesta de compromiso en el Porto Cervo, en la isla de Cerdeña, donde viajaron después de pasar unos días en Mallorca, donde Becker veranea desde hace varios años y tiene una mansión en el municipio de Artá.

Alessandra dice que no se lo esperaba y que él llegó por sorpresa con un anillo. Se trata de una pieza única de la firma De Grisogono, con dos grandes diamantes blancos, que representan a la pareja, rodeados de diamantes y esmeraldas incrustados. Ahora la pareja ha puesto rumbo a Nueva York, donde empezarán a planear su boda.

Este será el segundo matrimonio para Boris Becker, que estuvo casado durante ocho años con Bárbara Feltus, de quien se divorció en 2001 y con quien tuvo dos hijos, Noah, de trece años, y Elias, de ocho. También tiene otra hija, Anna, de ocho años, fruto de su fugaz romance con la modelo Ángela Ermakova, y a quien reconoció después de pasar por los tribunales.

Para Alessandra, a quien llaman cariñosamente Sandy, Boris no es el primer novio que tiene que se dedica al deporte de la raqueta, ya que estuvo saliendo un tiempo con el también alemán Tommy Haas.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más