Rafa Nadal en Wimbledon: de la emoción por la victoria a la celebración con los más grandes

Tras abrazarse a su familia y recibir la felicitación de los Príncipes de Asturias, el flamante campeón festejó su triunfo en una cena con Venus Williams, Manolo Santana y Martina Navratilova

"El mejor partido de la historia". Así definió el tres veces campeón de Wimbledon John McEnroe el partido que disputaron el domingo Rafa Nadal y Roger Federer en el All England Club, sede del campeonato. Un encuentro que ha encumbrado al primero a la cima del tenis mundial al alzarse por primera vez, a sus 22 años, con un trofeo tan deseado como merecido. No en vano, el mallorquín derrotó al número uno del mundo por 6-4, 6-4, 6-7, 6-7 y 9-7 en una final masculina que se prolongó casi cinco horas por causa de la lluvia. De este modo, el tenista de Manacor ha hecho historia al convertirse en el primer jugador que gana el Abierto de Francia y Wimbledon en el mismo año desde Bjorn Borg en 1980.

Tras el golpe que le dio la victoria, Nadal no pudo más que tirarse al suelo y gritar en señal de triunfo. Acto seguido, el joven corrió hasta la zona de las gradas donde se encontraban sus familiares: su padre, Sebastián Nadal, su madre, Ana María Parera, y su tío y entrenador, Toni Nadal. Con ellos se fundió en un sentido abrazo al que acompañaron lágrimas de emoción, mientras el resto de espectadores estallaban en vítores y aplausos. El tenista también quiso acercarse a saludar a los Príncipes de Asturias, que le abrazaron y le dieron la enhorabuena. Nadal posó con su ansiado trofeo al lado de su contrincante y subcampeón, Roger Federer, que encajó su derrota con deportividad y reconoció el mejor juego de su oponente: "Es el merecido ganador", dijo el suizo.

Cena de gala para el campeón
Después de atender a la prensa durante tres horas, asearse y cambiarse de ropa, Rafa acudió al tradicional Baile para los Campeones en el hotel InterContinental de Hyde Park, donde se codeó con lo más granado del tenis mundial. Pese a que llegó con retraso -no hizo aparición hasta las doce y media de la madrugada, cuando ya se había servido la cena- el ganador pudo disfrutar de su noche: "Siento llegar tarde, pero estoy muy feliz de que ahora seamos dos los miembros españoles en el All England Club", dijo en alusión a sí mismo y a Manolo Santana, único español junto a él en ganar este torneo, en 1966. "Me resulta imposible explicar lo que siento. Nunca imaginé algo como esto", afirmó exultante.

El flamante campeón de la final masculina de Wimbledon paseó su copa de ganador mientras recibía las felicitaciones de los allí presentes. Entre ellos, además de Santana, la tenista checa Martina Navratilova y la ganadora este año de la final femenina, Venus Williams. Fue precisamente con ésta última, con su madre Oracene, y con Santana con quienes Nadal compartió mesa durante la velada.

Más sobre

Regístrate para comentar