El viaje solidario de Iker Casillas y Emilio Butragueño a Perú

Tras visitar la localidad peruana de Patabamba y comprobar la labor que desempeña la ONG Plan Internacional, jugaron un partido de fútbol con los niños

Uno de ellos fue el delantero y buque insignia de una era en el Real Madrid -la conocida como Quinta del Buitre- y el otro, hoy en día campeón de Europa, sigue sus pasos. Iker Casillas y Emilio Butragueño no sólo comparten equipo, sino que ahora también se han unido por una buena causa. Juntos, han emprendido un viaje a Perú, como embajadores de Plan Internacional, una ONG que dedica todos sus esfuerzos a la protección de la infancia.

Tras finalizar el torneo de la Eurocopa, todos los jugadores disfrutan ya de unas merecidas vacaciones. Casillas se ha embarcado en un viaje solidario, que le ha llevado hasta la Patabamba, una comunidad peruana que está situada a más de 3.800 metros de altitud, junto al Valle Sagrado de los Incas. El recibimiento al portero y al ex delantero fue muy emotivo. Varios niños, con banderas de Perú y de España en sus manos, les guiaron hacia la entrada de la pequeña ciudad al ritmo de la música típica de la región, mientras una lluvia de pétalos caía sobre ellos.

Rueda de prensa y 'partidillo' con los pequeños
La visita sirvió para que Iker y Emilio pudieran comprobar, de primera mano, la labor que dicha organización está llevando a cabo. Gracias a las tareas de ayuda, la comunidad, en la que viven aproximadamente 500 personas, cuenta ya con un taller de artesanía, una escuela y un puesto médico. Ambos ofrecieron una rueda de prensa en la que se conocieron algunos detalles de la preparación de esta ruta. Al parecer, Butragueño, que es directivo de dicha ONG desde hace dos años, fue quien embarcó al joven portero de la Selección española de fútbol en este viaje. Pero Casillas se encargó de elegir el destino. "El año pasado estuve en Sierra Leona, con los niños de la guerra, y, después de hablar con Emilio, fui yo quien le dije que me gustaría ir a Sudamérica, por ejemplo a Perú", explicó.

Tras la rueda de prensa, llegó el momento de jugar. Los dos hombres que han representado y representan una generación para el equipo madrileño regalaron 100 balones a los niños de la ciudad. Y, como no podía ser menos disfrutaron, en una cancha improvisada, jugando un partidillo de fútbol con los pequeños, que emocionados, lanzaron algunos tiros a Iker. Según ha publicado la Agencia EFE, antes de que comenzara el juego, Casillas recordó los momentos vividos hacía pocos días: "Paradojas de la vida, si hace una semana estaba jugando quizá el partido más importante de mi vida, pues una semana después con estos chavales vamos a jugar otro partido muy importante".

Más sobre: