Isabel Pantoja, acompañada de su hija, se emociona en el homenaje del certamen Potaje gitano

Junto a la cantante estuvo también su amiga Raquel Bollo, ex mujer de Chiquetete, que es primo de Isabel

Llego feliz, contenta, muy tranquila y rodeada de todos los suyos. Era una noche muy especial para ella y además se sentía en su ambiente, con "su familia". Y es que la noche no era para menos. Arte, mucho arte era lo que se respiraba en el colegio salesiano de la localidad sevillana de Utrera donde la Hermandad de los Gitanos de Utrera, organizadora como cada año del certamen flamenco Potaje Gitano, homenajeó a la cantante Isabel Pantoja.

Este reconocimiento sigue la línea de más distinciones que el certamen ya ha brindado a otras folclóricas, y al igual que ellas, la cantante aceptó encantada este homenaje. Desde el primer momento confirmó a la organización su presencia en la que era la 52º edición del festival flamenco utrerano por excelencia, edición que coincide con los años de la artista cumplirá este año.

El certamen de este prestigioso Potaje Gitano de Utrera es el festival flamenco más antiguo de España, y en sus cincuenta y dos años de existencia ha rendido tributo a figuras como Antonio Mairena, Lola Flores, Bambino, Rocío Jurado y Marifé de Triana, entre otros artistas.

Isabel Pantoja llegó a la localidad sevillana acompañada de sus seres más queridos, su gran amiga Raquel Bollo, embarazada de su tercer hijo, y de su hija Chabelita, que desde la primera fila no se perdía ni un detalle del homenaje que le rindieron a su madre. Estaba radiante y muy emocionada y es que parece que los malos tiempos para la tonadillera han pasado a la historia. La cantante, que el día anterior al homenaje había dado un concierto en Benacazón (Sevilla), se volvió a encontrar con todos sus seguidores y fans en el pueblo sevillano de Utrera. Allí en el escenario del colegio salesiano donde fue el acto la artista dio todo lo que ella siempre da; arte, mucho arte. El público que no paró de vitorearla no dejo que la cantante se fuera del escenario sin cantar. Y así fue.

La tonadillera advirtió: "anoche cante en Benacazón y no he ensayado para esto. Pero como estoy con mi familia, con mi niña y los míos voy a intentar que salga lo mejor posible". Y la actuación no pudo ser más apoteósica. Bailó y canto como ella solamente sabe y levantó al numeroso público que acudió al acto de homenaje. Isabel Pantoja habló para todos, emocionada y feliz y en sus palabras se reflejaba más tranquilidad que en otros tiempos. "Estoy muy feliz. Es la primera vez que a Isabel se le da un homenaje de esta calidez, de este arte. Es la primera vez que estoy sentada viendo el escenario de este lado, como espectadora, con compañeros míos y quiero agradecer a todos el detalle tan bonito que han tenido conmigo. Agradecer también a la Hermandad de los Gitanos de Utrera porque llevan acordándose de mi mucho tiempo, pero por una cosa u otra ha tenido que coincidir cuando es el cincuenta y dos aniversario de este potaje y fecha en la que una servidora va a cumplir los mismos años. Ha tenido que ser este año pero más vale tarde que nunca. Estoy feliz, contenta, rodeada de toda mi familia, de mis amigos a los que quiero, de mi niña. Quiero daros las gracias a todos y deciros que llevo a Utrera muy dentro porque soy andaluza, gitana y me siento muy orgullosa, ¡Viva Utrera!".

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más