Carmen Martínez-Bordiú peregrina en El Rocío sin José Campos

Carmen Martínez Bordiú llegaba ayer a las seis de la tarde a la desembocadura del río Guadalquivir en la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda junto a unos amigos de la hermandad de Jerez de la Frontera para emprender el camino del Rocío, una cita a la que tampoco ha querido faltar este año.

Quién no ha podido acompañarla es su marido, José Campos, al que retienen sus obligaciones como consejero del Racing de Santander. Ayer el Racing jugaba contra el Sevilla y seguramente se unirá a ella estos días. Precisamente hace sólo unas semanas y acompañando a su marido en Palma de Mallorca, cuando el equipo se enfrentaba al Real Mallorca, Carmen sufrió una aparatosa caída que casi se lleva al traste sus planes rocieros.

Durante la tradicional comida que los equipos de fútbol de primera división celebran antes del partido, Carmen, que acudió como invitada, sufrió una aparatosa caída mientras se desplazaba a los aseos del restaurante, con tan mala fortuna que no vio el escalón y cayó de bruces en el suelo. El percance sólo quedo en un pequeño susto y un vendaje de tobillo ya recuperado para estos días de Rocío.

Buena prueba de que está recuperada es que Carmen hizo parte del camino andando hasta la aldea de El Rocío y como a todos los peregrinos, la vimos con las zapatillas en mano y descalza cuando iba en la barcaza que cruza Sanlúcar de Barrameda hasta el Coto de Doñana. Carmen realiza el camino acompañando a la hermandad de Jerez de la Frontera, donde la mujer de José Campos tiene excelentes amigos entre los que se encuentra la familia Estévez, propietaria de las conocidas bodegas del Real Tesoro.

Más sobre

Regístrate para comentar