Carmen Thyssen celebra su 65º cumpleaños radiante y al lado de sus hijos

La Baronesa posó a las puertas de su casa de Sant Feliu de Guíxols acompañada de su fiel amiga Leo Solanes

Carmen Thyssen cumplía ayer 65 años y quiso celebrar tan señalada fecha con una comida entre amigos y familiares en su casa de Sant Feliu de Guíxols, en Girona. Con una gran sonrisa y recién llegada de Madrid tras un largo viaje en coche, la Baronesa quiso agradecer la atención de los medios de comunicación posando para ellos en los jardines de su residencia y acompañada de su fiel amiga Leo Solanes, que había llegado a la celebración con su marido.

La Baronesa, que lució un ‘look’ muy veraniego con bombachos blancos y una blusa azul marino, se refirió a la coincidencia de su onomástica con la festividad de Sant Jordi, día en que tradicionalmente se regalan libros y rosas: "Fíjate que casualidad. Y mi hermano, que está en el cielo, nació para San Isidro", dijo sonriente. Además, añadió que es una gran aficionada a la lectura y que le gustan sobre todo los libros científicos, históricos o biográficos: "Me encanta leer, disfruto mucho de ello. Además la casualidad es que dos grandes de la literatura -por Cervantes y Shakesperare- murieron para Sant Jordi así que hay aún más motivo para dedicar este día a la lectura", afirmó.

"Me apetece estar con la familia y disfrutar de ellos"
Tita relató que hasta el momento sólo había recibido un regalo, un pomposo bolso rojo con el que posó y que minutos antes le había regalado su amiga Leo. "Ahora iba abrir los de las gemelas -sus hijas María del Carmen y Guadalupe Sabina- pero he salido a atenderos así que no sé qué sorpresa me espera", añadió. Con respecto a si su hijo Borja acudiría a la comida, la Baronesa declaró: "Espero que sí venga. Tengo muchas ganas de estar con él y con las niñas. Me imagino que también vendrá Blanca aunque no se si traerán a Sacha. Me apetece sobretodo estar con la familia y poder disfrutar de ellos."

La Baronesa se despidió de la prensa y aprovechó la ocasión para felicitar a todos lo Jordi. Más tarde se confirmó la presencia de Borja y Blanca en la comida aunque, como es habitual en ellos, entraron por la puerta de atrás en una furgoneta con los cristales tintados para evitar ser fotografiados por los periodistas.

Más sobre: