Juan José Cortés, padre de Mari Luz: 'No le deseo lo que he pasado ni al asesino de mi hija'

El padre de la pequeña Mari Luz Cortés, hallada muerta el pasado 7 de marzo, ha dado una nueva muestra de sensatez y humanidad en circunstancias tan adversas como las que está viviendo. A pesar de la desesperación por la pérdida de su hija ha recalcado: "No le deseo lo que me ha pasado ni al asesino de mi hija".

El pastor evangelista Juan José Cortés ha ofrecido esta tarde una rueda de prensa acompañado de su padre, Juan, y otros familiares en la plaza de la Rosa, en Huelva, donde vive la familia. Cortés ha mostrado su confianza en que la detención de un sospechoso por la muerte de su hija sea la primera de muchas para "que de ahora en adelante pongamos a estas personas en su sitio". En este sentido, además de agradecer a las Fuerzas de Seguridad sus esfuerzos realizados en la búsqueda de la pequeña, Cortés ha instado a la Justicia a que "actúe con rotundidad para que esto no vuelva a pasar".

Dando un encomiable ejemplo de templanza y tenacidad, Juan José ha dicho que pese a que "hay más sospechosos" hay que tomárselo con calma, porque al final "todo se va a saber". Se ha mostrado "satisfecho" por saber quién fue quien le arrebató la vida a su hija, una persona de la que sospechó desde el principio y a la que ha calificado de "capaz de burlar a los jueces y reírse de la Justicia" durante muchos años pese a su inocente apariencia.

Mari Luz Cortés, de cinco años, desapareció la tarde del pasado 13 de enero en la barriada de El Torrejón de Huelva, donde residía junto a sus padres, cuando salió a comprar unas golosinas a un puesto que estaba situado a escasos metros de su casa. El desolado padre declaró estar convencido de que pasó "al lado de ella" la misma noche de su desaparición y ha lamentado no haberla encontrado entonces. El cuerpo sin vida de la pequeña fue hallado el pasado 7 de marzo flotando en el muelle petrolero de la ría del Tinto, en la localidad onubense.

Más sobre

Regístrate para comentar