Francisco Rivera, costalero de excepción de la Semana Santa sevillana

El diestro estuvo acompañado por su novia, Blanca, y por su hija, la pequeña Cayetana

Francisco Rivera ha vivido con intensidad la Semana Santa sevillana. Enamorado de la capital andaluza y sus tradiciones, el diestro ha disfrutado unos días junto a su novia, Blanca Martínez de Irujo, de las procesiones de la ciudad hispalense. Como cada año, Francisco ejerció de costalero en el paso del Cristo de las Tres Caídas, adscrito a la Hermandad de la Esperanza de Triana.

El torero se reencontró con sus compañeros de cofradía, entre los que se siente uno más, y que le ayudaron a vestirse para la ocasión. En todo momento se mostró relajado y feliz, y contó con el apoyo y admiración de alguien muy especial. Su hija Cayetana se encontraba entre los nazarenos más jóvenes que acompañaban la procesión.

En unas fechas en que, a buen seguro, Rivera recuerda a su madre, Carmen Ordóñez, también quiso arroparlo su tía, Belén Ordóñez. La menor del clan Ordóñez-Dominguin no ha querido faltar a una cita tan importante con sus creencias religiosas y con su familia.

Costaleros ilustres
Francisco Rivera no fue el único rostro famoso que se puso bajo las imágenes, también lo hizo su ex cuñado, Cayetano Martínez de Irujo, en este caso, con el Cristo de los Gitanos, al que ha estado siempre muy vinculada la Casa de Alba. El conde de Salvatierra ha permanecido durante estos días de descanso muy próximo a su madre, la duquesa de Alba. Y en más de una ocasión se ha podido ver a doña Cayetana del brazo de su hijo en varias procesiones y en actos institucionales propios de las cofradías.

Más sobre: