Francisco, abuelo de doña Letizia, ingresado por un problema cardíaco

El padre de Paloma Rocasolano fue trasladado la pasada madrugada al hospital Gregorio Marañón de Madrid, según fuentes próximas a la familia

Francisco Rocasolano, abuelo materno de la Princesa de Asturias, ingresó hoy de madrugada en el hospital Gregorio Marañón de Madrid según fuentes próximas a la familia. Don Francisco fue trasladado a dicho centro, después de sentir dolor en el pecho. En estos momentos, según nuestras informaciones, se encuentra bajo la supervisión del doctor Bueno en la Unidad de Servicios Coronarios, donde se tratan a los pacientes que presentan problemas cardíacos. El abuelo de doña Letizia está tranquilo y consciente, pero seguirá en observación las próximas horas aunque, como al parecer su estado no reviste gravedad, podría ser dado de alta en breve.

La Princesa de Asturias ha continuado esta mañana con su agenda oficial y ha presidido junto a don Felipe la entrega de los Premios Europeos de Medio Ambiente, convocados por la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea y cuyo objetivo es reconocer públicamente a aquellas organizaciones que con su actuación han contribuido al cumplimiento de los principios del desarrollo sostenible.

Precisamente la semana pasada, Francisco Rocasolano acompañaba a su esposa, Enriqueta, en la celebración de su cumpleaños en la residencia de los Príncipes de Asturias junto a su hija Paloma, madre de doña Letizia. Una de las últimas veces que le vimos en público fue el pasado mes de enero junto a su hija Paloma, su nieta Telma y a su bisnieta, la infanta Leonor, disfrutando de una tarde en el circo.

Hijo de un albañil madrileño que llegó a poseer un almacén de materiales de construcción en el barrio de Prosperidad de Madrid, Francisco Rocasolano Camacho fue combatiente durante la Guerra civil y luego trabajó como taxista en la capital española. Una profesión que también ejerció uno de sus hijos, tío carnal de doña Letizia, hoy chófer del Parlamento Europeo en Bruselas. Fue precisamente en los años que ejerció de taxista en Madrid en los que la Princesa de Asturias vivió junto a sus abuelos maternos mientras estudiaba en el Instituto Ramiro de Maeztu de la capital.

Francisco se jubiló en 1991 y se marchó entonces junto a su esposa Enriqueta Rodríguez a vivir a Alicante, donde vivió durante quince años, primero en Torrevieja y después en el barrio de San Gabriel a las afueras de la ciudad. Fue aquí donde muchos veranos doña Letizia acudía a pasar unos días junto a su familia en la playa. Don Francisco reside actualmente junto a su mujer en el piso que su hija Paloma tiene en Madrid. Allí esperaba con ilusión la llegada de la primera hija de su nieta Telma, que se prevé que dé a luz en los próximos días. Un embarazo que llenó de alegría a toda la familia Ortiz Rocasolano. Al conocerse la noticia, el futuro bisabuelo no mostró predilección por un niño o una niña: "A mí lo que venga", declaró a finales de enero.

Más sobre

Regístrate para comentar