Fallece Luisa Álvarez de Toledo, Duquesa de Medina Sidonia, a los 72 años

Su perfil de mujer contestataria le llevó a ganarse el seudónimo de la Duquesa Roja

El Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda fue el encargado de comunicar la triste noticia. Luisa Álvarez de Toledo, Duquesa de Medina Sidonia falleció este viernes en su residencia de la localidad gaditana víctima de un cáncer de pulmón a los 72 años de edad. El entierro tendrá lugar el domingo aunque no se ha especificado la hora debido a que muchos de sus familiares y amigos residen fuera de España.

La Duquesa de Medina Sidonia nació en Estoril (Portugal) un 21 de agosto de 1936. Grande de España e hija de Joaquín Álvarez de Toledo y Caro, XX Duque de Medina-Sidonia, y de María del Carmen Maura -nieta del célebre presidente del Gobierno Antonio Maura-, Luisa Álvarez, quedó huérfana de madre con tan solo 10 años. Fue su abuela materna, Julia Herrera, condesa de la Mortera, quien se hizo cargo de ella hasta 1955, año en que contrajo matrimonio. Autodidacta, siempre demostró gran pasión por estudios de Heráldica y obras incunables -libros impresos desde la aparición de la imprenta hasta el año 1500-.

Su matrimonio con Leoncio González
A sus 18 años celebró su puesta de largo en su ciudad natal y estuvo acompañada por la infanta Pilar. Al año siguiente, en diciembre de 1955, su padre murió y recibió el título oficial de Duquesa de Medina Sidonia, uno de los más antiguos de España.

Ese mismo año, había contraído matrimonio con Leoncio González de Gregorio y Martí y, tan solo seis meses después del enlace, dio a luz a su primer hijo, Leoncio, actual conde de Niebla. Tuvieron dos hijos más María del Pilar y Gabriel. La felicidad de la pareja no duró mucho y el matrimonio se rompió cinco años después.

La popular Duquesa Roja
Luisa Álvarez se ganó el apodo de la Duquesa Roja por su rechazo al régimen franquista. Tras el accidente nuclear de Palomares en 1967, encabezó un movimiento en el que reivindicaba los derechos de los labradores. Este hecho le llevó a ser procesada y encarcelada entre marzo y noviembre de 1969. Un año antes, había publicado el libro La Huelga, obra que le supuso el paso por un juzgado militar. Los dos acontecimientos la obligaron a autoexilirse en Hasparren, en los Pirineos Atlánticos, donde permaneció siete años.

En 1976, finalizado el régimen de Franco, regresó a España. De nuevo, fue acusada de violencia contra los agentes de la autoridad y condenada a seis meses de prisión, que cumplió en régimen de libertad condicional. Fue entonces cuando fijó su residencia en Sanlúcar de Barrameda e hizo de un palacio del siglo XVI su nuevo hogar. Desde entonces, la Duquesa de Medina Sidonia se dedicó a recopilar todos los archivos y documentos históricos familiares. Hoy en día, éstos, componen el mayor archivo privado de España. Además de La Huelga, ha escrito otras obras: La cacería, My prision y Palomares.

Sus últimos años no fueron más que el fiel reflejo de la mujer contestaria que fue en su madurez. Publicó un libro, No fuimos nosotros en el que expuso su tesis de que no fue Cristobal Colón quien conquistó América. Durante el verano de 2000 fue recibia por Mohamed VI, Rey de Marruecos, liderando una delegación de musulmanes españoles. Y ese mismo año, un grupo de ceutíes pidieron que se retirara su firma del Libro de Oro de la Ciudad Autónoma tras haber declarado en la presentación de su libro Africa versus América, la fuerza del paradigma, que tanto Ceuta y Melilla pertenecían al "suelo marroquí". En el año 2007, el Príncipe de Asturias le hizo entrega de la Medalla al Mérito en las Bellas Artes.

Más sobre: