Telma Ortiz se instala de nuevo en Madrid para dar a luz a su hija

La hermana de la Princesa de Asturias, que vive ahora en una buhardilla del centro de la capital, visitó a su sobrina Carla y a su hermana, doña Letizia, en el palacio de la Zarzuela

Después de haber pasado mes y medio en Asturias, en la casa de su abuela paterna; y dos semanas en Toledo junto a su novio Enrique Martín, Telma regresó a Madrid para ver a su familia y pasar consulta con el médico que la asistirá en el parto.
Como en las "huidas" anteriores, la hermana de la princesa Letizia planeó con sigilo su regreso a la capital de España aunque, una vez más, su deseo de pasar inadvertida sólo se pudo cumplir en parte.
El domingo fue vista compartiendo unas horas de intimidad con su sobrina Carla y el padre de ésta, Antonio Vigo en el barrio donde residen; y el lunes, después de despedir a una amiga en el aeropuerto, Telma se escondió en el palacio de la Zarzuela junto a su hermana despistando, por unas horas, a los fotógrafos que intentan conseguir el mejor testimonio gráfico de sus pasos.

La hija de Paloma Rocasolano y Jesús Ortiz desembarcó las pasadas Navidades en Madrid confiando en la posibilidad de que la noticia de su embarazo no se hiciera pública. De poder "desparecer" antes de que alguien pudiera descubrir que estaba esperando un bebé.
La hermana de la princesa de Asturias no sólo no lo consiguió sino que, desde prácticamente su regreso a España, tuvo que improvisar sobre la marcha unos meses de vida "a la fuga y a la espera". De hecho, aunque al principio tomó todas las medidas para evitar ser fotografiada, con el paso de las semanas, la hija de Paloma Rocasolano y Jesús Ortiz ha terminado por aceptar lo inevitable de su situación sin preocuparse ya de tapar su abultado vientre.

Ahora, cuando la cuenta atrás ha comenzado y su gestación está llegando a término, Telma se ha instalado en un nuevo domicilio en el centro de Madrid -una pequeña buhardilla que pertenece a su familia y fue rehabilitada hace dos años- con el único objetivo de poder dar luz a su pequeña sin que la noticia trascienda en los primeros días.
Escondida bajo el ala de los Ortiz-Rocasolano y el anonimato de la familia de su novio, la hermana de doña Letizia y Enrique Martín esperan el momento del alumbramiento para iniciar los tres juntos una nueva vida.
Una existencia que han planeado en secreto dando a conocer exclusivamente sus planes en el entorno familiar más próximo.

Más sobre: