Paris Hilton: rubia y morena la misma noche

En su última salida nocturna por Los Ángeles cambió de imagen con una peluca morena que al terminar la noche había perdido

Rubia o morena. Hay Paris para todos los gustos. Y como a ella le encanta jugar al despiste, en la misma noche fue rubia y morena. Paris Hilton salió, como casi todas las noches, por Los Ángeles. Esta vez, le acompañaba su amiga Brittny Gastineau.

Primero fueron a cenar a un conocido restaurante de Beverly Hills y para acabar la noche fueron al club Falcon. No es nada nuevo que Paris no deje detalle de su atuendo al azar y esta vez se puso un vestido de cuadros con falda lápiz y generoso escote, un sombrero estilo años treinta y chaqueta de cuero. Lo sorprendente fue que salió de casa morena y volvió siendo rubia.

El misterio lo consiguió con una peluca castaña y corte de pelo idéntico al que lleva habitualmente. Lo que pasó dentro del local para que Paris perdiera la peluca o si sólo se la llevó en el bolso porque le molestaba se mantendrá como incógnita sin respuesta.

Y aunque la noche en Los Ángeles fue movidita, con mucha responsabilidad al día siguiente cogió un vuelo muy pronto hacia Nueva York donde le esperaba el deber. La presentación de un nuevo modelo de Blackberry, la Pearl 8130, programas de televisión y las rebajas en la Gran Manzana le esperaban. Paris no defraudó y cambió de modelito para cada una de sus salidas: llegó en chándal, se puso un vestido gris oscuro baby doll para posar con el nuevo modelo de teléfono, después lo cambió por un llamativo vestido amarillo canario para responder a las preguntas del presentador David Letterman, y vuelta al hotel para ir a la MTV con un vestido oscuro con detalles dorados.

Más sobre: