Comienza en Turín el juicio para esclarecer la herencia de Gianni Agnelli

Su hija, Margherita, emprendió hace unos meses acciones legales por sospechar que su padre escondía una fortuna en el extranjero

La batalla que Margherita Agnelli, de 52 años, emprendió en mayo del año pasado contra los tres hombres de confianza de su padre, Gianni Agnelli, para esclarecer la herencia de éste tuvo el jueves su primer capítulo con la primera audiencia que se celebró durante casi dos horas y a puerta cerrada en un tribunal al norte de Turín.

La única hija viva del principal accionista y máximo dirigente del grupo automovilístico Fiat, fallecido hace cinco años, sospecha que éste dejó una fortuna en el extranjero ajena al reparto que se llevó a cabo el 2 de marzo de 2004 entre ella y su madre, Marella Caracciolo, y por el que, según algunas estimaciones, habría recibido 125 millones de euros en efectivo, obra de arte valoradas en otros 500, un cheque de 100 e inmuebles en Roma, Turín y Villa Perosa. Ambas son las únicas herederas de Gianni Agnelli tras la muerte, en 2000, de su otro hijo, Edoardo.

Las personas citadas judicialmente para esclarecer el patrimonio del empresario italiano conocido como el avvocato (el "abogado"), son la madre de Margherita, el abogado de la familia, Franzo Grande Stevens, y los administradores del patrimonio de Agnelli, Gianluigi Gabetti y Siegfrid Maron. Los objetivos de la causa son saber si existe otro patrimonio en el extranjero además del declarado y dividido, y averiguar el control que los tres hombres citados ejercen sobre el hijo de Margherita, John Elkann, actual vicepresidente de Fiat y quien se mostró al igual que su hermano Lapo "sorprendido y dolorido como hijo" cuando conoció la acción legal de su madre. Sin embargo, según el abogado de Margherita, Girolamo Abbastescianni, ella "no quiere discutir la labor de su hijo en la empresa". Abbastescianni explicó que "ella sólo quiere conocer mayores detalles del patrimonio del padre y acusa a sus consejeros de negarle tal información", y añadió que si realmente existe más dinero en cuentas extranjeras, "hemos pedido que se reparta de manera amistosa entre los herederos".

La audiencia celebrada ayer tuvo reunidos a los abogados de las dos partes implicadas y a la jueza Brunella Rosso quien, según explicó el letrado Paolo Montalenti, trató diversos aspectos procesales. Entre ellos, aclarar si juzgar el caso es competencia del tribunal de Turín ya que Marella Caracciolo y Siegfrid Maron residen en Suiza, donde se firmó el acuerdo económico de la herencia repartida al morir Agnelli. La decisión de la jueza, según Montalenti, se sabrá en los próximos días.

El próximo 24 de enero se cumple el quinto aniversario de la muerte de Agnelli y el proceso judicial ha coincidido con la inauguración de una exposición fotográfica titulada "El siglo del abogado. Gianni Agnelli, una vida extraordinaria" en el complejo monumental del Vittoriano de Roma. El encargado de inaugurar ayer la muestra fue el presidente de Italia, Giorgio Napolitano, quien estuvo acompañado por la viuda de Agnelli y por el actual presidente de Fiat, Luca Cordero de Montezemolo. Napolitano recordó a Agnelli diciendo que "fue uno de los hombres que más han marcado el devenir de la sociedad italiana en las últiams décadas del siglo pasado".

Más sobre: