Jesulín celebra con su padre y hermanos su cumpleaños, desmintiendo que existan desavenencias

El diestro ha cumplido treinta y cuatro años y lo festejó en Ambiciones, donde sólo faltó su hija Andrea, que se encontraba en Madrid

La finca Ambiciones fue ayer el escenario de la celebración del treinta y cuatro cumpleaños de Jesulín de Ubrique. El diestro y su mujer, María José Campanario, se desplazaron desde Jerez de la Frontera, donde tienen su residencia, hasta el domicilio familiar en Ubrique. A mediodía estuvieron comiendo con el padre de Jesús, Humberto Janeiro, y sus hermanos Víctor, con su novia, la periodista Beatriz Trapote, y Humberto, con quienes posaron antes de entrar al restaurante. Hacía mucho tiempo que no veíamos a los hombres de la familia Janeiro posar juntos, lo que despertó muchos rumores de que entre ellos existían desavenencias, pero esta ocasión era idónea para desmentir que hay una mala relación familiar. "No se cumplen treinta y cuatro años todos los días", decía contento el torero.

Este sin duda, ha sido un cumpleaños muy diferente a los anteriores, ya que a finales del año pasado, Jesulín se retiró definitivamente de los ruedos para poder dedicarle más tiempo a su familia. "Lo estoy pasando estupendamente con toda la familia, aunque echando de menos a mis hijos, que no han podido estar. Mi hijo Jesús es muy pequeñito todavía y se ha quedado en casa, Andrea está en Madrid y Julia está en el colegio, pero por la tarde vendrá a celebrarlo", comentó Jesús antes de entrar a comer.

Por la tarde volvieron a Ambiciones para soplar las velas de la tarta de cumpleaños y allí se reuniría con su hija Julia, su madre, Carmen Bazán y su hermana, Carmen, quienes no pudieron ir a la comida. Jesús nos ha contado que, a pesar de que su cumpleaños estaba muy cerca de la noche de reyes, había tenido muchos regalos, sobre todo ropa.

A pesar de los rumores de que la relación entre el torero y Víctor no era buena, el pequeño de los Janeiro no quiso perderse el cumpleaños de su hermano Jesús, quien quiso dejar claro que se llevan bastante bien: "No nos llevamos tan mal como se dice. Aquí estamos todos comiendo y no me llevo mal con ninguno de mis hermanos".

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más