Un nuevo análisis confirma que la sangre hallada en el maletero de los McCann es de su hija Madeleine

El diario portugués Correio da Mahna ha publicado los resultados de los análisis de ADN definitivos de la sangre hallada en el coche y en el apartamento de Gerry y Kate

El caso de la desaparición de Madeleine McCann vuelve a dar otra vuelta de tuerca. Nuevas pruebas de ADN, realizadas en un laboratorio oficial de Reino Unido, aseguran que la sangre encontrada en el maletero del coche de los McCann y en el apartamento del Ocean Club de Praia da Luz, pertenece a la pequeña, según ha publicado el diario portugués Correio da Mahna. Este es el análisis definitivo de los vestigios encontrados en el apartamento y en el Renault Scenic, alquilado 25 días después de la desaparicón de la niña, que se realizan, ya que los primeros, que se realizaron en el laboratorio forense de Birmingham, resultaron ser inconcluyentes.

En esta ocasión han utilizado una nueva técnica llamada Copy Number, con la cuál analizan el ADN de todas las personas que hayan estado en el escenario policial y a partir de ahí se buscan similitudes con las muestras. Pero los resultados obtenidos con este método no bastan como únicas pruebas para juzgarlos ante un tribunal, si todavía no han encontrado el cuerpo de la pequeña y tampoco hay una confesión por parte de los padres.

Mientras tanto el equipo de la policía portuguesa que se encarga del caso Madeleine McCann, que está liderado por Paulo Rebelo, tiene previsto realizar nuevos interrogatorios en las próximas semanas a los amigos de Kate y Gerry que cenaron con ellos la noche que desapareció su hija. Para ello, enviarán una carta con las preguntas a la Policía británica para que ellos lleven a cabo el interrogatorio.

Por su parte, los McCann siguen siendo sospechosos y continúan su campaña de búsqueda de Maddie, - el último llamamiento que hicieron fue en Navidad con la emisión de un vídeo de su hija en el que abría varios regalos-, y los detectives privados que contrataron han centrado su investigación en el norte de Marruecos, donde dicen que varias personas han visto a la niña.

El otro sospechoso del caso es Robert Murat, quien sigue asegurando que es inocente y que la noche del 3 de mayo, cuando desapareció la hija mayor de los McCann, él estaba cenando en su casa de Praia da Luz junto a su madre y que en ningún momento abandonó su domicilio. El próximo 14 de enero se cumple el plazo legal, ocho meses, desde que fue nombrado arguido (sospechoso oficial), y será en este momento cuando el Ministerio Público decidirá si sigue adelante con una acusación formal contra los sospechosos, (Murat y los McCann) o archivar el caso, aunque todo parece indicar que seguirán adelante con la investigación y podrían ampliar el plazo tres meses más.

El caso Madeleine, de los medios de comunicación a la gran pantalla
El portavoz de los McCann, Clarence Mitchell, ha confirmado que el matrimonio de médicos está estudiando una buena oferta para llevar la historia de la desaparición de su hija al cine. Al parecer, ya han utilizado gran parte del fondo que recaudaron, -más de un millón de euros-, y quieren conseguir más dinero para seguir adelante con su campaña de búsqueda. La productora que les ha hecho la oferta es IMG, y la decisión se conocerá en las próximas semanas. Se encargarían de rodarla el director del filme documental Touching the void, Kevin MacDonald. Además, también están estudiando sacar un libro y conceder varias entrevistas contando cómo han sido sus vidas desde la desaparición de su hija el pasado 3 de mayo.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más