José Ortega Cano acude al funeral de su madre arropado por sus dos hijos

La misa tuvo lugar en la iglesia de Santa Gema en la colonia de El Viso y a ella acudieron numerosos familaires y amigos

Después de haber enterrado los restos mortales de doña Juana, madre del torero Ortega Cano, el pasado 11 de diciembre, llegó la hora del funeral por el alma de la fallecida en la iglesia de Santa Gema en la colonia de El Viso. Hasta este enclave se desplazaron los familiares y amigos de la familia para dar el último adiós a doña Juana fallecida el pasado 10 de diciembre en el Hospital Ramón y Cajal tras pasar tres semanas hospitalizada.

José Ortega Cano, de negro riguroso, acudió al funeral acompañado por sus dos hijos José Fernando y Gloria Camila, a quienes ha mantenido alejados de la sucesión de acontecimientos con el fin de que no lo pasaran mal. Pero en esta ocasión, tanto José como Gloria quisieron despedirse de su abuela, y apoyar a su padre en estos difíciles momentos. Quien también quiso estar al lado del diestro fue Rocío Carrasco, quien esta vez sin la compañía de su novio Fidel Albiac, se acercó hasta la parroquia para despedirse de doña Juana, al igual que hizo en el entierro, ocasión en la cual, la hija de Rocío Jurado se fundió en un inconmensurable abrazo con el diestro.

Debido a los malos momentos que está atravesando Ortega Cano fueron muchos los familiares y amigos que acudieron al funeral, entre ellos, la cantante Massiel y la diseñadora Marili Coll, el cantante Raphael y su mujer Natalia Figueroa, grandes amigos del diestro y Adolfo Suárez Illana, hijo del ex presidente del Gobierno español Adolfo Suárez, entre otros.

En cuanto a los problemas de la herencia de Rocío Jurado, José Ortega Cano no quiso hacer ningún comentario al respecto, sin embargo Amador Mohedano, quiso aclarar a la salida del templo, que la voluntad de la cantante, aún no se había cumplido, pero que todo se solucionará y que la herencia de Rocío será repartida tal y como fue su deseo.

Ahora Ortega Cano, tras los fallecimientos de las dos grandes mujeres de su vida, primero su mujer, Rocío Jurado el año pasado y ahora su madre, se refugiará en el cariño de sus hijos, quienes no se despegaron de su padre durante la misa y quienes proporcionan al diestro la energía que le falta, y en sus hermanos Eugenio y Carmen, quienes no dejaran solo al torero en estas fechas tan especiales.

Más sobre: